martes, 1 de junio de 2021

LA VENGANZA DE LAS PALOMAS

 

Mi amigo Colombo, compañero de redacción en mi periódico digital, me telefonea para rogarme que me pase por su casa. Parece muy inquieto.  Nada más entrar me pregunta: “¿Has visto palomas en el portal?” Entonces recuerdo su último artículo “Ratas con alas” acerca de las palomas, de la manera como están invadiendo las calles portando enfermedades y empezando a acosar a los transeúntes. “Hay que exterminarlas, como periódicamente se desratiza”; escribió.

 Todo empezó al día siguiente de la aparición del artículo. Colombo estaba sentado en una mesa en la terraza de una plaza cercana tomando una cerveza. De repente, reparó en una paloma que, parada junto a sus pies, lo miraba fijamente de perfil,  con un solo ojo. Se sintió extrañamente inquieto, así que  apuró apresuradamente su cerveza y decidió volver a su casa mientras las palomas –doce, veinte, treinta, cada vez más- avanzaban con rapidez y se situaban a su altura, crac, zlu, zlu, crac.

De golpe, los pájaros se convirtieron en un tupido remolino ascendente y luego en una veloz formación punta de lanza que se abalanzó sobre él, atacándolo furiosamente a aletazos y cagadas. Echó a correr hacia su casa llegando cubierto de excrementos y con un picotazo sangrante en el cuello.

-¡Son ellas! –grita Colombo de repente señalando la ventana.

Al girarme veo a un numeroso grupo de palomas que parecen gigantes con las sombras que el sol de la tarde proyecta sobre las cortinas picoteando  furiosamente los cristales de la ventana.

 Al día siguiente, en la misma plaza, Colombo sufre un ataque de las palomas mucho más cruento. Cuando los transeúntes consiguen ahuyentar a los bichos Colombo apare tirado en el suelo cubierto de cagadas y acribillado a picotazos. Poco después mi amigo fallecía en un hospital a causa de una infección desconocida.

Decido acercarme por el bar de la plaza donde tantas veces coincidía con Colombo. Uno de los habituales de la terraza es un vecino con silla de ruedas que pasa muchas horas allí. Al quedarse inválido, se había convertido en un observador empecinado de la plaza y las palomas. Conversamos, me dice que había presenciado algunos ataques de palomas contra gente que las maltrataba. “Se diría que las palomas los advertían primero humillándoles con sus excrementos; luego venían los picotazos.” Cuando le cuento lo de mi amigo me responde tajante: “Las palomas no leen diarios digitales”. 

Poco después celebramos un acto de recuerdo por Colombo en la sede del periódico.  Es como un velatorio, pero con cerveza y picoteo. Tórtolo, el redactor, me dice: “Nos quedamos su ordenador, ya sabes que andamos cortos de presupuesto. Quizá quieras quedarte esto”-y me entrega el disco duro.

 Cuando salgo a la calle aparece sobrevolando una multitud de furiosas palomas. Quedan un momento suspendidas en el cielo y se lanzan hacia mí en picado. Sus alas producen un terrorífico ruido silbante al rasgar el aire. Entonces reacciono: “¡El artículo! ¡Debe estar en el disco duro!”

Arrojo el disco duro a un contenedor. Cientos de palomas se lanzan histéricas contra el verde recipiente profiriendo chillidos que más parecen de gaviotas picoteando furiosamente la tapa.

Me refugio en un bar, saco el móvil y telefoneo a la policía. Me identifico como director de un diario y les ruego que saquen un objeto peligroso, un disco duro, de un contenedor.

-Las palomas pueden resultarles  un peligro. Vengan con equipo antidisturbios. ¿Cómo? No, ni estoy drogado ni es una broma.

FIN

MELMOTH: EL PISAPAPELES DE NIEVE

Conocí de niño a un viejo que llevaba coleccionando pisapapeles de nieve  desde hacía muchísimos años. Su bola más querida era, precisamente, la que más le había costado conseguir, pagando por ella una fortuna. Fue construida por su inventor el austriaco Erwin Perzy III a principios del siglo XX. Se trataba simplemente de una montaña nevada con una especie de alce en medio de ella. Agitabas la bola y se ponía a nevar. Nada más. Recuerdo que cuando murió el anciano su hijo mayor puso en el ataúd un pisapapeles para que su padre se lo llevara al más allá y lo agitara cuando estuviera aburrido. Una vez la hija menor, mi amiga de la infancia, estaba fregando la habitación de sus padres y cuando introdujo el mocho por debajo de la cama salió rodando una bola cubierta de pelusilla gris. La cogió, sopló y vio en su interior una montañita cubierta de nieve y en medio un reno con las dos patas delanteras levantadas. Subido en él estaba su abuelo a modo de cowboy agitando un sombrero texano y sonriéndole. Se asustó y agitó la bola, nevó haciendo desaparecer a su abuelo. Cuando se aposentó la nieve solo estaba el reno mirándola estúpidamente. La chica agitó la cabeza como queriendo desprenderse de una tonta alucinación y, a petición de su madre, esa bola fue a parar a la basura junto con las demás bolas de nieve.

 Todo esto me lo contó esa chica que ahora ya tiene cincuenta años. Me dijo que cree que su abuelo la estaba saludando a través de la bola de nieve y que hoy se siente culpable por haber hecho caso a su madre tirando todas las bolas a la basura.

FIN 

¡AQUÍ ESTÁ FRODO!

LA RECETA: POLLO CON SALSA DE CEREZAS
¡Vamos a aprovechar la fruta de la temporada! (Foto: Silvina)
Sofreír los trozos de pollo en aceite, retirarlos cuando se vean dorados y sazonar con sal y pimienta.
En el mismo aceite freír 1 cebolla y 1 zanahoria cortadas finas.
Deshuesar 1/4 de kilo de cerezas. 
En el bol de la batidora poner la cebolla, la zanahoria cocidas, las cerezas, 1 cucharada sopera de piel de limón rallada y 1 vaso de vino blanco o jerez.
Triturar todo con la batidora. Volver a poner el pollo en la sartén o cazuela, añadir las cerezas que se habrán convertido en una masa cremosa, tapar y cocer todo junto a fuego mínimo 20m.




40 comentarios:

Alí Reyes dijo...

Hola Miguel ... tus chistes argentinos siempre son estupendos ¿de dónde los sacas?
---
El cuento de los pisapaeles de nieve ... no me atrapó tanto. Pero el de las palomas ¡Está genial! ¿Has pensado mandarlo a un concurso de cuentos? Si no es así, piénsalo porque se trata de un cuento ganador, yo que te lo aseguro.
---
En otro orden Miguel. Ya va a ser un mes que Gra no se asoma nisiquiera a su propio blog. Y tú bien sabes que ella es muy activa en la blogósfera ¿tienes cómo constactarla a demás del blog?

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Tu cuento me recuerda a la película Los pájaros.
Y buena extrapolación de la mala fama que han ido adquiriendo las palomas. Que en esta historia que contás, tienen algo de tecnopatía, para saber que ese artículo estaba en el disco duro. Podría no ser el fin.

También me recordó a una historieta, que estoy leyendo por videocomic, Animosity. En que algo llamado el Despertar, hace que los animales desarrollen inteligencia. Perros, gatos, serpientes, abejas, etec. Las abejas, además, desarrollan tecnología.

Con respecto al cuento de Melmoth, hay veces en que se deben ignorar algunas recomendaciones.

Saludos.

Melmoth el errabundo dijo...

Genial relato donde le das la vuelta a “Los pájaros” de Daphne du Maurier y a la genial película de Hitchcock. En tu relato los pájaros son cultos, saben leer y ya están más que hartos de la especie humana. Han aprendido nuestro modo de comunicación y nosotros quedamos embelesados cuando oímos cantar un periquito o un canario en su jaula asociándolo a que están felices. Mira que llegamos a ser gilipollas. Me fascina cómo han aprendido a tener puntería a la hora de aflojar el esfínter y dar en el blanco. Nosotros no seríamos capaces de hacerlo ni en un millón de años. Imagínate un ser humano subido a una rama de árbol con los pantalones bajados cagando y acertando en toda la cocorota del enemigo que se lo merece. Eso es imposible. ¡Los pájaros incluso lo hacen volando! Lo que más me gusta de ellos en que saben cuándo un idiota acaba de limpiar y encerar su apreciado coche. Los pájaros no tardan en acribillarlo a cagadas líquidas y blancuzcas. Además, sus excrementos son corrosivos. Los pájaros no entienden de escalas sociales. Lo mismo se caga en la cabeza de una estatua de un valiente militar o un poderoso rey como en la de un poeta condecorado con el Nobel o el inventor de una vacuna. La cabeza del Cristóbal Colón de la Rambla de Barcelona tiene la cocorota más cagada de la historia de las estatuas. A ver quién sube allí para espantarlos. Él no está señalando hacia América como comúnmente se cree; está diciéndole a los pajarracos que se vayan a cagar a otra parte. Los pájaros cagan mucho y parece que no sea alarmante, pero cuando te caga en el hombro de tu chaqueta nueva o en la cabeza parece que te hayan arrojado todo un cubo. Ahora se ponen en las cornisas de los grandes palacios palillos puntiagudos para que no se asienten las palomas y puedan cagar a gusto. Pero a ellas les da igual porque todavía les quedan muchas cabezas, bustos, estatuas, chaquetas y coches recién salidos del tren de lavado para cagar. Sin embargo, los seres humanos nos pasamos todo el día, verbalmente cagándonos en todo porque no podemos hacerlo tal y como quisiéramos. Los pájaros, simplemente, lo hacen y con buen tino.

Tus dibujos son estupendo.

Me gusta el gif de “Ciudadano Kane”, una película que me fascina de siempre. Aunque hay que decir que parte de una gran pifia: nadie le escucha decir “Rosebud” en el momento de su muerte porque se sugiere que está solo en la habitación cuando la bola rueda por el suelo. Pensé en esto cuando escribí esta chorrada de relato.

Siempre me hace reír el amigo Frodo con sus argentinadas. ¡Hola Frodo!

Me cuesta un poco digerir según qué platos si están condimentados con sabor dulce. Es como comer perdices con chocolate y esas cosas, pero todo es probarlo.

Un fuerte abrazo, amigo mío.

Fran dijo...

Hola Miquel!
Las palomas aun no dan mucho la lata, pero las gaviotas son en ocasiones bastante jodidas. Cuando te sientas en una terraza te están controlando, dependiendo del pincho o tapa que te pongan, también les gusta la bollería del desayuno, se suelen situar en lo alto de farolas y a veces cuando los clientes dejan la mesa bajan y aterrizan en la mesa con el consiguiente caos.
Madre mía que pinta tiene ese pollo!!! Con lo que me gusta a mi sopetear...jeje
Saludos y feliz semana!

eli mendez dijo...

Holaaaaaa Miguel!Bueno te cuento, me ha gustado todo!comenzando por el final, la receta, se ve para chuparse los dedos..Chiste argentino: jajjaja algun dia me cuentas el porque..viviste en Argentina??? Soy Argentina y creo que con el tema del humor somos bastante especiales (je je )
Relatos: el de la bola de nieve me trajo tambien recuerdos que habia olvidado de mi abuelo que tenia una de ellas y yo siempre jugaba cuando iba a visitarlo, bajo amenazas de poder romperla con mis descuidos. Y siento que si...definitivamente del más alla, nos llegan mensajes, solo que no siempre los descubrimos a tiempo.
Sobre las palomas me rei bastante..pero es verdad que en algunos lugares la cantidad de palomas preocupan. Aqui sucedio en la ciudad de La Plata que se penso en exterminarlas( no se si se llevo a cabo) por la tremenda cantidad que azotaban una de las plazas principales y los edificios publicos, además de dejar de ser un atractivo( como era antes darles de comer), convirtiendose literalmente en una plaga.Muy bueno el final del relato.
Te dejo un abrazo grande y el deseo para vos y tus afectos de una excelente semana!!!

miquel zueras dijo...

Hola, Alí!
Los chistes son una colaboración de mi amigo bonaerense Frodo. Ya son un clásico acá.
Gracias, me alegra que te haya gustado el cuento. Se me ocurrió viendo un debate en TV sobre partidarios de las palomas y otros que opinaban que se habían convertido en una plaga en mi ciudad, Barcelona.
Enseguida verás nuevas entradas de Gra, eso seguro.
Saludos, Alí!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Demiurgo?
Sí, he tenido muy presente "Los pájaros" pero esta vez con unos pájaros mucho más urbanos; las palomas.
Lo cierto es que son unos bichos muy inteligentes (las palomas mensajeras por ejemplo) son de los escasos animales que reconocen su imagen en un espejo.
Me apunto lo de Animosity, parece interesante. El cómic fue editado aquí por Editorial Planeta.
Yo creo que ignorar las recomendaciones te hace más libre.
Saludos!
Borgo.

Campirela_ dijo...

Hoy saludo y digo que perfecto todo lo que he leído y el chiste de nuestro amigo.Las palomas son lindos pajaritos pero en grandes cantidades perjudican seriamente el medio ambiente jajja, y la bola de cristal me ha emocionado , pq si ves a tu abuelo en lela ya es para pensar. Y como siempre aññañaañañ y buen provecho . Abrazos y alegrías para todos.

Frodo dijo...

¡Por un segundo pensé que el plato del final era una paloma! jaja
Me ha gustado mucho la primera ilustración, interesante jugar así con la mancha, con la silueta.
No soy de tenerle ni miedo ni asco a las palomas, pero se de mucha gente que hasta les tiene fobias. Por acá son una plaga, tanto que trajeron unos halcones para controlarlas, y ahora (como en el episodio de los Simpson) vamos a necesitar algo que se coma los halcones, que ya se ven bastante.

Melmoth una vez más hizo de las suyas
Inquietante la secuencia en que desaparece el abuelo. Y la confesión del último párrafo, más inquietante aún: eso si que es cargar con una culpa (y una duda) ¡Hola Melmoth! Eres crack

Sobre mi chiste, creo que más allá de lo literal (estamos quedando subcampeones ya varias veces seguidas , en fútbol y también en básquet, y vaya uno a saber en que otro deporte que ahora se me escapa), más allá de eso, la historia nos juega un destino irónico: un país tercermundista, que siempre la pelea desde el rincón del mundo, cargando con una población pobre... ¿¿¿hacía falta que la bauticen "Plata" o "Plateada"???

Abrazos, querido Borgo.
Gracias por dejarme participar una vez más

Frodo dijo...

PD: El profesor Sibelius, desde que cargó en brazos a la alumna, no se lo ha vuelvo a ver jajaja

miquel zueras dijo...

Hola, Melmoth! Bienvenido como siempre.
Cuidado que son listas las palomas; al igual que los delfines reconocen su imagen al verse reflejadas en un espejo y saben distinguir a los humanos.
Qué puntería tienen las jodidas. Es que además cagan cuando vuelan para ir más ligeras, para soltar lastre, y si aciertan a algún humano, mejor. Sus cagadas son democráticas y no reconocen clases. ¿Te ha cagado encima alguna vez una gaviota? En mi pueblo cada dos por tres. Además de soltar plastas enormes queman cosa mala. Imagina como deben ser las del ave Roc, ese que podía levantar un elefante con sus garras.
Rosebud es el gran secreto de la historia, la última palabra que dice Kane antes de morir y ha pasado a considerarse uno de los McGuffin más importantes de la historia del cine. Parece que durante los pases de prueba nadie se dio cuenta y Welles decidió dejar la escena tal cual.
Frodo sigue tan agudo como siempre.
La receta original es con oporto pero era excesivamente dulce, yo la hago con jerez y el toque de la ralladura de limón.
Abrazos, amigo!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Fran!
Las gaviotas están siendo un incordio en el barrio marítimo de la Barceloneta. Protagonizan escenas que parecen de "Los pájaros" lanzándose sobre las terrazas para robar anillos de calamares a la romana (me ha pasado) y te dan unos sustos de muerte. Cuidado con enfrentarte a ellas pues han mandado al hospital a más de uno con sus picotazos.
Ese plato queda muy bueno con arroz blanco al vapor o salteado para aprovechar la salsita.
Saludos y muy feliz semana!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Eli! Me alegra verte.
Sí, viví una temporada en Buenos Aires e hice una escapada hacia la Patagonia. Me motivó este relato:
http://miquel-zueras.blogspot.com/2017/11/ventisca-mi-relato-argentino.html
Yo creo que el humor es bastante internacional. Tenía una imagen melancólica de los argentinos, quizá por los tangos, pero me reía mucho con ellos.
Esas bolas de nieve tienen mucho encanto. También mi abuelo las usaba como pisapapeles.
En Barcelona, mi ciudad, la plaga son las gaviotas. Han instalado altavoces con ultrasonidos para ahuyentarlas y ha funcionado excepto con una que siempre la veo sobre una azotea. ¿Será una gaviota sorda?
Abrazos, Eli y que tengas una muy feliz semana!
Borgo.

Macondo dijo...

Hace años era costumbre por estos lares que los niños, cuando iban a la Plaza del Pilar, hicieran comprar comida para las palomas a sus padres. Ahora son las "ratas con alas" —como tú dices— que todo lo emponzoñan. No conozco un ser más desprestigiado que ellas.
Un saludo.

AMALIA dijo...

Muy bueno el relato. Me ha venido a la memoria la película "Los pájaros", impactante por cierto.
Y eso que dicen que las palomas tienen un comportamiento más bien tranquilo.
Un placer leerte. Apunto la receta.
Un abrazo. Feliz mes de Junio.

Folk dijo...

En el caso de Barcelona es curioso como hace unas decadas el hecho de que las familias fuesen el fin de semana a Plaza Cataluña a echar comida a las palomas era sinonimo de entretenimiento, no se como está el asunto hoy en plaza Cataluña en el sentido de cantidad de palomas, pero por lo que leo parecen haberse dispersado a otras zonas de la ciudad, en otros lugares de España tambien parece un problema y genera protestas el hecho de las jaulas que colocan para reducir el numero de palomas, tambien hubo un tiempo en que alguna gente tenía necesidad de echarlas al arroz ya que igual no se podian permitir comprar pollo...

"Ciudadano Kane" me parece una gran pelicula , una opera prima en la que Welles cambió el lenguaje cinematografico para siempre, lo genial del arte te guste o no una obra es poder discutir y discrepar sobre los matizes, igual lo que para uno es genial para otra persona no, pero en si el debate sobre esa obra ya es interesante, desde luego mucho mas que el actual sobre ese creador que ha vendido por una pasta una escultura que es "nada"

Saludos!

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Campirela?
Las palomas ya se consideran como una plaga, seguro que las estatuas están de acuerdo. Aquí se ven muchas con etiquetas colgando, las deben estar clasificando, supongo.
A mí el cuento de la bola de cristal (título de una añorada serie televisiva de los sábados matinales) también me ha hecho pensar en mi abuelo que tenía una con un chalet suizo. Me encantaba de niño girarla para ver como caía la nieve, ahora sé que es jabón seco flotando en glicerina, así suena poco evocador.
¡Abrazos y alegrías, Campi!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Frodo!
Pues yo he preparado paloma torcaz estofada con coles de Bruselas. Tienen un sabor un poco más fuerte que el pollo, pero no se encuentran fácilmente en los mercados.
Esa ilustración era de cuando colaboraba en El Periódico. La paloma simbolizaba la crisis del 2009 que se nos hacía caca encima. Aquí han probado de todo: halcones, comida envenenada y ultrasonidos. ¿Probarán con buitres?
Melmoth está que se sale; yo también comparto su afición por esas bolas de cristal tan de Ciudadano Kane.
Bueno... a ver como sería El Dorado, esa ciudad del virreinato que según algunos existió realmente y que estaba toda hecha de oro. Eso me recuerda que Mar de Plata (La ciudad feliz) es una de mis visitas que dejé pendientes.
Abrazos y gracias a ti por tus chistes.
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Frodo!
Te aseguro que la relación profesor-alumna de Sibelius ha terminado -como suele ocurrir en estos casos- así que pronto lo volveremos a ver.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Macondo!
Yo solía comprar bolsas de cañamones ("Besques" se llamaban aquí) para las palomas de la Plaza Catalunya dejando que se me subieran encima. Ahora me temo que se han convertido en algo parecido a una plaga. ¿Pasará lo mismo con las cotorras?
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Amalia!
La verdad es que he pensado en una versión de "Los pájaros" pero reducida a una plaza como muchas de las que hay por las ciudades, con su espectador pasivo que examina el comportamiento de las palomas. Son pacíficas, no como las gaviotas, mucho más agresivas.
Un placer que me visites y ya ves que esa receta tan primaveral es muy sencilla.
¡Muy feliz junio! ya estamos muy cerca del veranito.
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Folk?
En Barcelona tienen claro que se ha de regular el crecimiento de palomas y les han puesto unos dispensadores de comida con Nicarbazina, un anticonceptivo, así que ya tienen planificación familiar y de gratis.
Mis abuelos me contaron que durante la Guerra Civil encontraron una paloma muerta por la calle y decidieron llevársela a casa para cocinarla pero se lo pensaron mejor al ver que estaba llena de parásitos. Yo he comido arroz con paloma torcaz, criada en granja, claro.
"Ciudadano Kane" es una indiscutible obra maestra -la habré visto unas diez veces- pero prefiero el tono de obras menores que tienen "La dama de Shangai" y "Sed de mal".
Saludos, Folk!
Borgo.

María dijo...

Yo siempre he oído que las palomas son como las ratas pero con alas, no me lo llegaba a creer porque siempre me han parecido bonitas, pero luego comprendí que es porque son portadoras de bastantes enfermedades, así que son las ratas del aire.

Vaya rico menú que nos has preparado hoy, a mí me encanta el pollo y más las cerezas, desde luego que voy a prepararlo un día, tiene que estar riquísimo.

Un placer disfrutar de tu entrada.

Un abrazo.

ricard dijo...

Los relatos remiten a "Los pájaros" de Hitchcock y "Ciudadano Kane" de Welles, dos obras maestras. Sin embargo, la equiparación de las palomas a las ratas siempre me hace pensar en la intro de las alocuciones de Marcial (Ruíz Escribano) en "Muchachada Nui": "¡Ea, pájaros! ¡Las ratas del aire...!".

Saludos.

Josep dijo...

Hola, Borgo:

Entrañable y hitchcockiano relato que acaba de forma sorprendente otorgando una visión inesperada de esas aves capaces por lo visto de descifrar algoritmos a base de unos y ceros: miedo me da que algunas gentes aprovechasen esa cualidad para descifrar según que datos, porque evidentemente el descriptado para ellas debe ser pan comido.

Pero tengo una pregunta para tí: ¿si las palomas son las ratas del aire, qué son las gaviotas? Porque el otro día vi a una dando cuenta de una paloma en medio de un paso de bicicletas.....

Por cierto: fantásticas las ilustraciones del relato.

Ese pollo con cerezas lo hago cualquier día de estos, porque tengo unas cerezas que han resultado no ser tan dulces como prometían....

Un abrazo.

miquel zueras dijo...

Hola, MARÍA! Me alegra verte por aquí.
Las palomas ya son una plaga, y es cierto que transmiten enfermedades incluso a los perros (clamidia) con sus excrementos.
Este plato lleva una salsa original, es una receta francesa, allí usan mucho los frutos de bosque para cocinar.
Un placer que me visites.
Hasta luego, María!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Ricard!
Es que lo del pisapapeles de nieve me lo ha puesto en bandeja para la famosa escena. "Rosebud..." y si hubiera puesto unas cuantas gaviotas se perecería más a los pájaros.
¡Qué bueno "Muchachada Nui" a mí me hacía mucha gracia Enjuto Mujamuto. No sé si ahora me confundo con "La hora chanante":
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Josep?
Pues sí, ¿sabes que hay un algoritmo que lleva su nombre? El Algoritmo Pigeon (paloma) un algoritmo diseñado para que Google seleccione las búsquedas. A este paso seremos sus esclavos...
Paseando con mi hijo cuando era pequeño vimos a una gaviota zampándose una paloma lo que dejó a mi niño algo traumatizado (pensaba que un cuidador alimentaba a los animales como en el zoo, ese día descubrió que se devoran entre ellos) las gaviotas son de cuidado, un pájaro grande y con mala leche, mala combinación.
Me alegra que te gusten las ilustraciones, valoro mucho tu opinión.
Una vez que las cerezas resultaron ácidas hice este plato con oporto, quedó muy bueno.
Saludos!
Borgo.

Cinefilia dijo...

Desde luego, sucumbir a un ataque de cagadas de paloma hace que "Los pájaros" de Hitchcock quede reducido a mero cuento infantil. Por cierto: llamarse Colombo y ser objeto de semejante castigo por parte de tus tocayas me parece el colmo de las coincidencias.

Saludos.

miquel zueras dijo...

Hola, Cinefilia!
Quizá viste "Máxima ansiedad" de Mel Brooks. Era desigual, como todas sus películas, pero había una buena escena parodia de "Los pájaros" de un hombre acosado por palomas que le acribillaban a cagadas.
Siempre me cuesta encontrar nombre para mis personajes, así que los "bautizo" con palabras que tengas que ver con la trama. Colombo, Tórtolo... al protagonista lo dejé sin nombre pero pensé en ponerle Torcaz.
Saludos!
Borgo.

Nocturno dijo...

Me encantó el relato de palomas! Me hizo pensar en la peli de Hitchcock "pájaros" a pesar de que nunca en mi vida la he visto. Me imagino así el terror.
Más de una vez he sido atacado por plumíferos, no es grato, prefiero a los mamíferos jaja.
Un abrazo amigo y gracias por pasarte por mi blog.

DRACO dijo...

creo que al tal colombo lo debe de haber atacado ¡hasta la paloma de la santísima trinidad! jajaja. y no me extrañaría que ella debe haber "iluminado" a sus congéneres para ese letal ataque en masa. ya saben, si de por medio está la divinidad, ¡pierden!

en cuanto a la receta, yo sabía lo del "pato a la naranja", pero no la del "pollo a la cereza"; pero tiene sentido ya que en una receta leí que para la preparación de un pavo en navidad, pedían manzanas. ya veo que hay que estar bien surtido de frutas a la hora de ponerse a cocinar.

saludos.

Rocío G. Tizón dijo...

Impresionante la escena del pisapapeles. De las mejores del cine.
Un abrazo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Nocturno?
¿No has visto "Los pájaros"?! Te la recomiendo. La escena central de cuando el pueblo se siente acorralado en un bar junto a una gasolinera ya vale la pena. Los ataques de plumíferos intimidan con tantas garras, picos y plumas. Soy de un pueblo de la costa y nos las vemos a veces con las gaviotas que tienen muy mal genio-.
Abrazos y gracias a ti por visitarme.
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, DRACO!
Pues mira, empiezo a comprender a Colombo pues ayer por poco me cae encima una cagada de paloma, por muy pocos centímetros, hacía años que esto no me ocurría. ¿Habrá sido una advertencia? ¿Las palomas pueden leer los blogs?
Acá ponemos manzanas en el relleno para los pavos de Navidad, también ciruelas y salchichas. Las manzanas también quedan buenas con las chuletas de cerdo.
Aquí tienes una receta:
http://miquel-zueras.blogspot.com/2012/01/borgo-sigue-en-el-2012.html
Saludos, DRACO!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Rocío!
Sí, una escena inolvidable pero muy intrigante. Si Kane murió solo cuando dejó caer la esfera de cristal y susurró: 2Rosebud..."¿cómo es que hay un periodista (Joseph Cotten) intentando averiguar el significado de esa palabra? Bueno, Welles rea un genio y se le puede perdonar todo.
Abrazos!
Borgo.

Prozac dijo...

Ufff el relato de las palomas cómo no recordar la película de Hitchcock "Los Pájaros" tu relato me ha provocado tanta angustia como la película. Ciertamente son las ratas con alas, y creo que están empezando a mutar. Sus excrementos son corrosivos.

En cuanto al relato de Melmoth me ha provocado una sensación no sabría cómo describirla, pero imaginar tener en las manos la bola de nieve y ver al abuelo menguante encima del reno, me da grima, como la escena de "La mosca" cuando se ve la mosca con la cabeza de él, lo recuerdo y uffffff

Sois dos cracks.

Y qué decir de nuestro querido Frodo y su humor argento, jajajaja Hoy ha estado sembrado.

Besos.


miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Prozac?
"Los pájaros" es más marinera, con las gaviotas como protagonistas, y ese relato es más urbano. ¡Ostras, palomas mutando! eso sí que es inquietante. Parece que son mucho más inteligentes de lo que suponemos.
Ay, sí... la escena final de "La mosca", atrapada en la telaraña y pidiendo auxilio. La de pesadillas que tuve al ver esa película en la tele cuando era niño.
Muchas gracias, Frodo desde luego también es un crack.
¡Muchas gracias por visitarme!
Borgo.

DULCINEA DEL ATLANTICO dijo...

Hola Miquel, empiezo por la receta del pollo tiene una pinta excelente, continúo con el cuento de la bola de nieve ,seguro que era el abuelo que la saludaba desde el trineo, o Santa claus a saber je je je , y por último el caso de las palomas, y el disco duro del ordenador, a saber que había dentro.
Por cierto en mi ciudad hay bastantes en las terrazas de los bares, no te atrevas a echarle alguna cosa que aparece cien y sus compañeras las gaviotas hacen acto de presencia para animar la cosa en fin cosas de animalitos.
Genial como siempre pasar por aquí Miquel.
Un abrazo
Puri

Nury ruri dijo...

El susto que me dieron un par de palomas una madrugada en que yo dormía tranquilamente y me despertaron unos golpes en la ventana. Más que los golpes lo que me asustó es que eran totalmente rítmicos (cómo hacemos las personas al pegar varios toques a una puerta, no sé si me explico). Ya pensaba que un vampiro había llamado a mi ventana pero no, era ese par de palomas que debían de estar congeladas las pobres porque sí fue una noche de mucho frío. Vamos que listas son un rato.
Saludos.