lunes, 19 de septiembre de 2022

EL BAILE EMBRUJADO


 Mis amigos Full, Repoker y yo nos dejamos arrastrar hacia el barrio portuario por el juerguista Comodín. Éste nos guiaba hacia un local del que había oído hablar.

-Es una sala de baile que llaman Santa Compaña –nos informó-. Como esa leyenda gallega, la de la procesión de difuntos. Si te atrapan, has de bailar con ellos eternamente y solo puedes librarte si alguien traza un circulo en el suelo, te tira del brazo y te devuelve al mundo de los vivos. 

 En la esquina tropezamos con dos marineros que nos pidieron fuego. Los dos altos y musculosos, con pelo rizado en una cabeza romana.

-¿Habéis navegado mucho? –preguntó Full.

--Hemos visto las Islas Funestas –dijo el Marinero 1-. Permanecimos allí una semana.

-¿Cómo son?

-Funestas –dijo el Marinero 2. Todos los miramos con respeto. Les preguntamos si iban a entrar en la Santa Compaña.

-¡Sí! Pero antes vamos al puerto para encontrarnos con un compañero que acaba de llegar de las Islas Cíes –dijo el Marinero 1-. ¡Nos vemos!

Empujamos la puerta y los tres entramos. La música ensordecía, centenares de personas se movían rítmicamente en la penumbra. El olor a transpiración competía con la acritud de la música. El local parecía una mezcla de hangar abandonado y tumba egipcia.

 En la pista nos sentimos rodeados. Cuando el DJ puso en funcionamiento las luces estroboscópicas una nube de vapor coronó a los bailarines todos lubricados de sudor, con los tatuajes empapados. Luego el DJ largó una serie de rock sombrío que lanzó por el hangar una nube de murciélagos trazando círculos sobre los danzantes. Me apoyé en la barra de zinc sucia y oxidada y pedí una cerveza, luego otra… mis manos y mis pies seguían el ritmo, no podía dejar de bailar.

Algunos bailarines agotados se arrastraban por el suelo entre charcos de cerveza y vómitos hasta la cabina blindada del DJ implorando que pare la música. Más sorprendente aún: las botellas vacías, conscientes de su inutilidad, se encogían hasta esfumarse. Con súbita alarma descubrí lo que estaba ocurriendo.

 ¡La Santa Compaña! – grité a mis amigos-. Este local está maldito. ¡Vámonos ahora o nunca saldremos de aquí!

No conseguí localizar a Comodín. Repoker estaba subido sobre un taburete de la barra rompiendo botellas completamente integrado a la concurrencia. Saltaba y gritaba como un loco. Siempre lo recordaré así, en contrapicado, con su inmensa panza esférica en primer plano. Intenté acercarme hacia él cuando de repente alguien me agarró del brazo y me alejó bruscamente. Era Full, quien me sujetaba y a su vez era tironeado por el Marinero 1, éste jalado por el 2, mientras un quinto comparsa fuera de mi visión nos remolcaba hacia el  otro lado de la puerta.

Cuando por fin salimos al exterior comprobé que nuestro salvador era el recién llegado  marinero. Se hallaba dentro de un circulo que había trazado con tiza en el suelo.

-Conozco esa leyenda gallega –nos dijo-. Acabo de volver de las Cíes.

FRODO HACE UN CHISTE SOBRE ÉL MISMO

Una receta dedicada a mis amigos argentinos ahora que empezará su primavera:
MACARRONES A LA BOSCAIOLA

Un cocinero milanés me dijo que boscaiola significa leñador y que al probar este plato “te parece caminar por un bosque en primavera”.

Mientras cuece el agua salada para los macarrones poner guisantes (arvejas) los congelados sirven perfectamente, a cocer durante 10 minutos en otra cazuela con agua. Escaldar un paquete de setas secas y reservar un poco del agua en la que han hervido.

Sofreír un diente de ajo picado en una sartén con aceite a fuego mediano y cuando el ajo tome color echar dos cucharadas soperas de perejil picado. Saltear bacon cortado en tiras pequeñas. Remover y añadir las setas escaldadas y escurridas con un poco del agua de su cocción.

Agregar crema de leche, sazonar con sal y pimienta, añadir los guisantes y después de unas vueltas retirar la sartén del fuego.

Cuando los macarrones ya estén cocidos escurrir y mezclar con la salsa y abundante queso rallado.



 

 

 

47 comentarios:

Campirela_ dijo...

Muy buenas, ya de regreso de los calores y esperando el otoño como agua de mayo me alegro de leer otro de tus relatos que me ha dejado pensativa si la tal leyenda será cierta o solo es leyenda ...
Un buen plato para cualquier estación del año.
Ese chiste no tiene desperdicio ajjaja.
Besotes y espero que todo este bien.

Gabiliante dijo...

Pues sabia lo qie era la santa compaña, pero no sabia que si te atrapanan no podias volver y menos lo del circulo. Veo que funciona como la corriente electrica. Perdió dos amigos por falta de reflejos, podia haber echado mano al cinturon bajo ña barriga de repoker.
Buenisimo el chiste de Frodo
Abrazoo

Beauséant dijo...

En la versión que yo conocía es diferente. El de delante lleva una vela y alguien se cruza en camino le pasa la vela y queda liberado... me gusta más esta versión :)

En Galicia se lo tomaban muy en serio, con el tiempo se ha ido perdiendo..

JLO dijo...

Excelente receta entonces para el comienzo de la primavera por acá, me gusta todo lo que tiene y creo que el secreto del sabor debe ser el ajo. Si lo hacemos saco foto. Saludos!!

Alexander Strauffon dijo...

Hey, hola. Un saludo.

Jose Casagrande dijo...

Siempre que me cruzo con marineros en calles desconocidas algo malo pasa, hay pelea. Pero ahora veo que tener amigos marineros puede ser util y salvar la vida.

Cinefilia dijo...

Si los personajes se llaman Full, Repoker y Comodín, ¿quién es el narrador? ¿Un As?

Saludos.

Macondo dijo...

Qué imaginación tienes, macho.
Un saludo.

Mamen dijo...

Estupenda historia. Los marineros tienen su puntillo! 😆
Jo, que pinta tiene esa receta 😋.

Un fuerte abrazo!

DRACO dijo...

me gusta la imagen de la chica encima del piano, despreocupada de todo, pasándosela genial. creo que el truco para no caer en ese hechizo o maldición, es no beber ni bailar.

frodo siempre muy ingenioso con sus chistes.

un abrazo.

Clementine dijo...

Qué relato, Miquel, me encanta de principio a fin.
Todo el post. Y tus dibujillos, maravillosos.
Muchos besos, Borgo, feliz semana.

El Doctor dijo...

¿Pero es que nadie comenta los cuatro excelentes dibujos que acompañan el cuento? ¡Se trata de tus obras maestras, junto a la maravillosa cubierta que realizaste para Valdemar de “John Barleycorn, las memorias alcohólicas”, de Jack London! Ay, ya sabes lo mucho que me gustan los cuentos sobre bares extraños y el mundo que encierra en cada uno de ellos. A veces se expanden como universos, cosa que no ocurre con nuestra siempre frustrante “realidad”. La realidad nos tiene fastidiados y nunca es tan interesante como nos gustaría. En fin, que prefiero estar dentro de ese bar que describes, con marineros incluidos, que lidiar con mi triste y rutinaria realidad. Por cierto, el DJ que teníamos en la discoteca (Drac) de mi provincia cuando éramos adolescentes era un jorobado. Estaba dentro de una cabina de cristal muy pequeña y no salía nunca de allí. Era muy antipático, arisco. Quizá porque era jorobado. Le gustaba poner siempre música pachanga y a nosotros nos jodía un montón. A veces tocábamos la puerta de cristal de la cabina para pedirle algún tema musical para dedicárselo a nuestras chicas y el tipo, casi nunca, nos hacía caso. Aún hoy, cuando voy a mi provincia lo veo caminar por las calles como un muñeco de cuerda. Está casi igual físicamente y eso que han pasado ya cuarenta años. Cuando cuento esta historia nadie se la cree. Me dicen:

- ¡Venga ya, hombre! ¡Un DJ jorobado! Y seguro que se parecía al Igor interpretado por Marty Feldman en “El jovencito Frankenstein”.

No hay manera de que se lo crean los que no son de mi provincia. Yo sé que tú me crees, ¿verdad?

¡Hola Frodo! Muy buena esta argentinada. “¿Por qué coleccionas tantas figuritas de hobbits? Porque soy Frodo.

Los macarrones son también uno de esos platos que tengo dificultad de comerlos desde niño. Imagínate, amigo mío, que cuando me portaba mal me los hacían comer como castigo. Para mí era como comer tubitos vacíos. Si al menos estuvieran rellenos de algo… "Tubitos vacíos"; no encuentro mejor definición para esta extraña pasta.

¡Un fuerte abrazo!

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Campirela? Me alegro de tu vuelta y espero que hayas pasado muy buenas vacaciones.
Ya sabes lo que dicen los gallegos: "Las meigas no existen, pero haberlas haylas..."
Un plato primaveral que si le añades setas ya es de otoño.
Por cierto, que tengas muy feliz otoño que se acaba de estrenar.
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Gabiliante!
Pues sí, quedas atrapado portando un farol y alguien rodeado por un circulo te tiene que liberar. Supongo que el orondo Repoker tenía que ser difícil de agarrar y llevar hacia el exterior.
Ya era hora de que Frodo protagonizara uno de sus chistes.
¡Abrazos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Beauséant!
Sí, pero si al que le pasa la vela no está dentro de un circulo entonces le sustituye, como en las carreras de relevos. Hay muchas versiones como en Asturias, el que encabeza la procesión es el único visible y porta un inciensario y canta "Andad de día que la noche es mía".
Es una de mis leyendas gallegas preferidas.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, JLO?
Hace poco me preparé esa receta y le añadí calabacines cortados finos y champiñones. Y sí, el ajo le da un sabor muy especial. Recomiendo también un buen parmesano.
Saludos y me alegra verte por acá.
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Staruffon!
Un saludo y gracias por visitarme.
Hasta luego.
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Casagrande!
Estos marineros les salvaron de un buen apuro, supongo que antes se habían comido sus espinacas. Popeye el marino soy... en Ceuta, donde hice la mili, habían muchos marineros. A los de submarinos los reconocíamos por su piel tan pálida.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Cinefilia!
Pues al otro personaje -no necesitaba más, con esos tres me bastaban- le habría llamado Farol. No se me daban mal los faroles en mi timba de poker de los sábados.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Macondo?
Gracias, es que ese día había desayunado galletas maría, no sé quien me dijo que ayudan a la inspiración, como una musa en galleta, vamos.
Saludos y feliz otoño.
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Mamen!
Pues yo me he imaginado a esos marineros como el Brad Davis de la película "Querelle" que como buena cinéfila recordarás.
Si le añades unas setas ya tienes un plato de pasta otoñal.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, DRACO!
Ese dibujo lo hice para una obra de teatro sobre Boris Vian -lo proyectaban en el escenario- y pensando en aquellas coquetas chicas francesas con boina y maillot.
Para entrar en uno de esos bares indemne lo mejor es ser abstemio y que no te guste bailar, aún así yo no me arriesgaría.
Frodo tan ingenioso como siempre, incluso cuando se autorretrata.
Abrazos, DRACO!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Clementine!
Me alegra mucho que te guste el relato y los dibujillos.
Aprovecho para desearte feliz semana y muy feliz otoño que acaba de empezar.
¡Muchos besos!
Borgo.

carlos perrotti dijo...

Se me hace agua la boca, por tu receta y preparación, Borgo, y por tu relato... También gozo cuando leo algo tan bien escrito!!

Abrazo agradecido (perdona la demora en venir a leerte, amigo)

Clementine dijo...

¡Muy feliz otoño, Miquel! Mil besos.

Frodo dijo...

Hola Borgo!
Como descendiente de gallegos, siempre tuve buenas referencias familiares sobre Las Cíes, aunque nunca me habían trazado un círculo.
Ese chiste lo trajo a colación JLO, creo que se merece el crédito. Y como le dices a alguien por ahí, ¡ya era hora de que protagonizara uno!
Jamás había escuchado eso de la Boscaiola. Tiene su sentido metafórico.

¡Hola Doctor! Siempre tan agudo usted.

Abrazos, amigo Borgo.
Y gracias una vez más

DULCINEA DEL ATLANTICO dijo...

Una historia rocambolesca, los marineros siempre salen al rescate y si aún encima acaba de llegar del paraíso de las Islas Cíes mejor que mejor.
Las viñetas que acompañan son fantásticas,
Frodo y sus cosas, uff que personaje tan original
La receta está para comérsela.
Un abrazo Miquel
Puri

miquel zueras dijo...

Hola, El Doctor!
Gracias por lo que dices de los dibujos, me encantó hacer esa serie sobre Boris Vian para el teatro. A ver como queda ese proyecto para la obra Fuster-Pla.
Siempre me han gustado las historias sobre bares extraños, ahora estoy pensando en "Bar del infierno" de Alejandro Dolina y la simpática "Cuentos de la taberna del ciervo blanco" de Arthur c. Clarke.
Pues claro que me creo lo de ese DJ jorobado resguardado en su cabina poniendo música pachanga. Imagino a los bailarines aporreando el cristal gritando "No nos jorobes" mientras se regodeaba pinchando discos de los Bee Gees, casi como el de mi relato que contempla a los bailarines exhaustos rogándole que pare la música. ¿Así que lo ves por la calle? Seguro que si le preguntas adónde va te dice. "Voy a por un cerebro para mi amo".
Te recomiendo unos macarrones que venden en las tiendas de productos italianos, los "Gigantoni", son unos macarrones muy anchos y grandes que puedes rellenar como si fueran canelones, claro que para eso mejor comer canelones ¿no?
¡Abrazos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Carlos?
Muchas gracias. Si preparas este plato espero que al probarlo te sientas "como caminando por un bosque en primavera" como me dijo aquel chef.
Abrazos, amigo y tarde o temprano siempre serás muy bienvenido acá.
Borgo.

miquel zueras dijo...

Gracias, Clementine!
Lo mismo te deseo. El otoño es de mis estaciones preferidas porque hay un cambio de tiempo. Verano e invierno me parecen aburridos, siempre calor o siempre frio.
Besos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Frodo?
las Cíes son unas islas muy hermosas, antiguo refugio de piratas (el famoso Drake) y con un largo historial de naufragios. Procura llevarte una tiza para lo del circulo si un día te aventuras por allá.
Es verdad, mi agradecimiento para JLO. Lamento no haberlo recordado antes.
Boscaiola significa "leñadora" en italiano, un nombre indicado para una receta de pasta al estilo montañés, el último día le añadí calabacines y setas frescas aprovechando que empieza la temporada.
Gracias a vos, Frodo. Abrazos de mi parte y del buen Doctor.
Borgo.

Folk dijo...

Coincido con el Doctor en lo buenos que me parecen esos dibujos que ilustran tu relato, buen relato por cierto... y no se por qué pero al principio de leerlo me ha venido a la memoria esa escena de "Mulholland Drive" del gran David Lynch en que las dos chicas van a ese extraño teatro "El club Silencio", ese film es como un paseo entre lo real y lo onirico muy interesante, tengo pendiente ver de nuevo "Carretera perdida" por que la vi hace años pero con una definicion nefasta y no me pude concentrar en una pelicula que seguro que ha de ser buena...

Lo curioso del mundo bar es a veces lo rapido que pasa el tiempo en ocasiones dentro de el, en tiempos mozos en que uno salía de fiesta por baretos varios eso solia estar asociado a una alta ingestion etilica que igual entrabas a las diez de la noche y cuando volvias a mirar el reloj eran las tres de la mañana y te daba la sensacion de que no llevabas ahí ni una hora...

Saludos!!!

Gra dijo...

Hola Miquel!!
Creo haber caido en uno de estos bares bailables, bailando sin parar, solo me detenia para calmar la sed 😊 y despues seguia bailando hasta que las velas no ardan 😊.
Muy buen relato Miquel, fue muy realista tu descripcion de los cuerpos sudados, del calor que emanan los cuerpos mientras bailan, y como pudo salir del bar con ayuda de los marineros que habia conocido.

Bueno tus dibujos son increibles, los tengo a todos en mi blog, menos al piano expendedor de licor, muy original.
Tu plato es exquisito, yo lo preparo pero con distintos tipos de pastas.
Un placer volver a leerte, blogger no me avisa cuando publicas, no se a que se debe esto.
Te mando un gran abrazo Borgo!!

miquel zueras dijo...

Hola, Dulcinea.
Menos mal que los marineros habían vuelto de las Cíes y se habían tomado sus espinacas. ¡Popeye el marino soooY!!!
Me alegra mucho que te gusten las viñetas y el genial humor de Frodo.
Esta receta primaveral la convierto en otoñal con la ayuda de unas setas de temporada.
¡Abrazos, Puri y gracias por visitarme!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Folk!
Gracias por lo que dices de los dibujos y el relato, ya sabes que tu opinión la valoro mucho.
"Carretera perdida" me dejó muy confuso la primera vez, pero luego la aprecié más con una segunda visión. Aquí lo cuento por si le quieres echar un vistazo:

http://miquel-zueras.blogspot.com/2012/12/la-mas-inquietante-escena-de-lynch.html

"Mulholland Drive" la encontré demasiado onírica, confusa y delirante. Me temo que a Lynch se le ha ido un poco la pinza entre "Inland Empire" y esa serie de TV: "Rabbits".
¡Cómo resistíamos de jóvenes1 ¿Te acuerdas de los Ahter Hours? La gente salía de allí hacia las diez de la mañana cubriéndose los ojos del sol como si fueran vampiros.
Saludos, Folk!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Gra?
He escrito esta historia recordando a un diminuto boliche (como ustedes lo llaman) que con el calor y la condensación las paredes chorreaban agua. Los grifos del baño estaban sellados para que no pudiéramos beber agua y pagar cervezas para aplacar la sed, eran astutos.
He tenido que usar estos dibujos pues no tengo ninguno de discotecas más actuales.
Ese "Piano Cocktail" es de una de las novelas de Boris Vian, un piano que convierte la música en cócteles, ya me gustaría encontrar un bar con un piano así.
Un placer que me visites, Gra, como siempre ¡y un fuerte abrazo!
Borgo.

José A. García dijo...

No hay caso, conocer las costumbres y tradiciones locales pueden salvar vidas.

Saludos!
J.

Mento dijo...

Mientras te leía he vuelto a sentir ese vértigo asfixiante de algunos sábados noche de los de antes. Cuando en más de una ocasión pensé que el sitio estaba maldito y que nunca conseguiría alcanzar la calle de nuevo.
Ha sido muy vívido...
Lo del Hobbit... jejeje...
El plato, como ya es habitual... haremos la prueba ;) Me da que a esta cocinillas le va a gustar el resultado.
Un beso.

miquel zueras dijo...

Hola, José A. García!
Eso desde luego, recuerdo que por poco me echan a patadas de un mercado africano (Cabo Verde) donde se come todo con los dedos y usé la mano izquierda para comer cuscús ¡La mano impura!
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Mento?
Cuando escribía el relato me acordaba de aquellos After Hours de donde salías ya de día, perdida la noción del tiempo y protegiéndote los ojos de la luz del sol. Parecíamos vampiros volviendo a su cubil.
Frodo sigue tan agudo como siempre.
¿También eres cocinillas? eso es bueno, el gozo que da comerte un plato tuyo que ha que quedado bien. Cocinar además me relaja.
Besos!
Borgo.

Shaun dijo...

Hola, Miquel! Muy buen post, como siempre!

Muy bueno el relato, y me ha gustado mucho esa ilustración de la chica encima del piano, es muy sugerente.

Eso que dices de la cabina del DJ es muy inquietante. Me imagino a ese pobre DJ rodeado de zombies aporreando el cristal de la cabina. Algo similar a esto:

https://images2.imgbox.com/68/0e/5LKodIQS_o.jpg

Muy inquietante esa mujer zombie pegada al cristal, con esas manos intentando tocar a su presa. Fíjate en las palmas de sus manos, parecen suaves, aunque yo no me fiaría de ella. De todas formas me gustaría que me acariciase.

Espero que puedas ver la imagen, respóndeme después de verla. Ya sabes, acuérdate de copiar y pegar el enlace en la barra de navegación, jejeje.

Feliz Otoño, amigo. Supongo que con la bajada de las temperaturas comenzarán a salir las vampiras a las calles, si veo a alguna te mantendré informado.

Te mandaré un mail esta semana si tengo tiempo. Atento, amigo.

Feliz semana. Un abrazo, amigo Borgo!

miquel zueras dijo...


Hola, Shaun y muchas gracias, celebro que te guste el post.
Esa ilustración es la de una chica a la moda de los bares bohemios del París de los años 50.
Gracias por el enlace, ahora comprobaré si puedo verlo.
Hay caricias que matan como la de esa mujer zombie. Muy feliz otoño, tiempo de Halloween. Ponme al tanto de las vampiras que veas deambulando por ahí. A ellas no le sva el sol y los calores, prefieren la bruma y el frio.
Espero con ganas tu mail. ¡Abrazos!
Borgo.

Josep dijo...

Hola, Borgo:

Esa salsa ya me la he apuntado porque tengo unos macarrones para la semana que viene y seguro que me va a encantar, porque aunque tú la refieras a la primavera argentina, me huele al otoño del Montseny.

Me han encantado las ilustraciones de tu tenebroso relato.

Y en cuanto a la auto parodia de Frodo, no puedo dejar de reconocer que con chistes así la risa es incontenible.

Un abrazo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Josep? Me alegra verte.
Si le añades unas setas seguro que te recuerdan al otoño del Montseny, lástima que aún estén bastante caras.
Gracias por lo de las ilustraciones. No tenía ninguna de una discoteca o sala de baile más actual así que aproveché las que hice para una obra teatral de Lluis Antòn Baulenas sobre Boris Vian.
Frodo es un crack, espero que pronto me siga enviando colaboraciones-.
Abrazos, Josep!
Borgo.

Shaun dijo...

Miquel! Que buena expresión esa de "Caricias que matan" y muy acertada además. Las zombies tienen las manos frías y suelen tenerlas muy suaves, agradables al tacto. Pero esas sedosas y gélidas caricias van acompañadas de un arañazo o incluso de un mordisco.

Te mando aquí otra imagen de una zombie:

https://as2.ftcdn.net/v2/jpg/00/37/94/55/1000_F_37945568_uaXy92HrhszJ0eDRQuY7Qe482ZToxRyh.jpg

Esa zombie se pega al cristal desesperadamente porque está hambrienta, desea tocar y comer carne humana. A pesar de la suavidad de sus palmas (fíjate en las palmas de sus manos) no se si me atrevería a acercarme demasiado a ella, jajaja.

Aprovecho también para felicitarte por tu santo, que fue hace un par de días. Espero que pases un buen "Veranillo de Sant Miquel". ;)

Feliz finde! Un abrazo, amigo Borgo! :)

miquel zueras dijo...

Hola, Shaun!
Para caricias que matan las de esas famélicas zombies. Madre mía, veo a esa mujer con sus cadavéricas narices pegadas al cristal de mi ventana y me da un pasmo.
Muchas gracias, Shaun. He disfrutado del veranillo dando paseos por el campo.
Abrazos y feliz semana!
Borgo.

Shaun dijo...

Miquel! Ya te digo, desde luego que esa cadavérica mujer da mucho yuyu. ¿Te has fijado en sus manos? Dedos largos y huesudos, palmas suaves. Como para levantar la persiana y encontrarte a esa mujer con esas manazas pegadas a tu ventana, rompiendo el cristal, y dándote una caricia en la cara... ufff, lo pienso y ya me entran escalofríos.

Feliz semana para tí también! Abrazos, Borgo!