martes, 30 de noviembre de 2021

MARIONA LA TARDONA

 

Mariona y Rómulo se han citado en el bar de siempre. Fuera del local un grupo de jóvenes se aburren,  no suelen conversar porque no saben. Mariona lleva treinta minutos de retraso. Qué cosa más rara eso de las citas. Las personas hacen citas, los animales no, y sin embargo copulan, tienen críos…

Por fin llega Mariona. Rómulo tiene la cabeza inclinada sobre su plato recién terminado –ha pedido patatas bravas- y observa a Mariona de reojo. Ella ha advertido que está enojado pues su cara se ve estirada como un balón de futbol americano encima de los hombros. “Perdona el retraso, Romu –dice-. Justo cuando iba a salir de casa…” Mariona enmudece cuando Rómulo le entrega una cajita envuelta en papel Kraft de regalo.

-¡Eh, pero si no es mi cumpleaños ni nuestro aniversario!- Mariona acomoda parte de su cabello detrás de la oreja y descubre el regalo. Es un reloj de cuarzo con correa de malla de oro rosa-. Es muy bonito, cariño, pero no entiendo… ¿un reloj?

 ¡Pues sí! –Rómulo se sulfura-: ¡Porque ya me tienes frito con tus retrasitos, Mariona! ¿Sabes la de tiempo que he consumido esperándote desde que nos conocemos? ¡Horas! ¿Es que no puedes llegar puntual un solo día? Retrasos…  El mundo podría dividirse en dos grandes grupos: el de las personas que llegan a la hora y el de las personas que siempre llegan tarde. Adivina a que grupo pertenecemos cada uno-. Rómulo respira profundamente, saborea su cerveza y deja que sus pupilas descansen en los muslos de Mariona. ¡Ay, si no fuera por sus retrasos…!

-La verdad es que es un reloj precioso, gracias –Mariona se ajusta el reloj a la muñeca izquierda, Rómulo recuerda esa leyenda en la que el reloj se colocaba en la izquierda porque era la muñeca que tenía pulso-. Vaya, pues sí que te fastidian mis retrasos…

Rómulo mira a Mariona y nota que se le pasa el enfado. La sonrisa de ella abre un surco en el corazón de Rómulo como una meada en un campo nevado. Mariona se acomoda en la mesa de buena madera y patas equilibradas y dice:

-Por cierto, Rómu… ahora que estás sentado y ya que has sacado el tema de los RETRASOS… tengo algo que decirte.

Ahora Rómulo nota que se le erizan los pelos de la nuca. Traga saliva. La esfera del reloj parece dedicarle una malévola sonrisa marcando las diez y diez. 

FIN

"Cuando te regalan un reloj te regalan un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire."

(Julio Cortázar)

Por cierto ¿alguna vez habéis sufrido a un novio-novia tardones? Venga, aquí lo podéis contar.

UN CHISTECILLO: COLON IRRITABLE.

LA RECETA. SOLOMILLO CON SALSA PEPE

Es una salsa con nata de cocina, champiñones, coñac y salsa Bovril; el concentrado de carne. No tengo idea de porqué se llama así, pero queda muy buena. (Foto: Silvina)

Sofreír en aceite los dados de solomillo (éstos eran de cerdo) sin que queden demasiado hechos y reservar en un plato sobre papel de cocina para eliminar el exceso de aceite.
En la misma sartén o cazuela agregar cebolla picada y champiñones, saltear hasta que tomen color. 
Añadir la nata de cocina (400 ml, un brick pequeño) 2 cucharadas soperas de Bovril y 1 chorrito de coñac. Remover para que mezclen bien los ingredientes. 
Incorporar los trozos de carne, tapar y cocer con el fuego al mínimo unos 20m. 
Lo suelo acompañar con puré de patata o con macarrones. 



 



47 comentarios:

Campirela_ dijo...

Me gusto Mariona, ella en su linea, pero era más interesante es ese otro retraso ajaja.
Te contesto si alguna vez he tenido a un novio que se retrasaba la verdad es que no, el que hoy es mi marido le pasa como a mi somos demasiado puntuales siempre nos toca esperar, a veces lo llevo fatal. Creo que la puntualidad es un signo de que la cita te importa.
´La receta es sencilla y deliciosa la he hecho y te chupas los dedos, mejor con puré de patatas los macarrones llenan ya mucho Un abrazo y muy feliz semana.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Bien contado.
Intuyo lo que va a decir Mariona. Y Rómulo está anticipando.

Saludos.

Gra! dijo...

Hola MIquel!
Que buena historia, una que forma parte de muchas parejas. Cuando estabamos de novios, con el que hoy es mi marido, tuvimos muchas citas y siempre "yo" llegaba tarde, pero Romulo se queja de media hora de retraso, eso no es nada, yo tardaba mas y a diferencia de el, mi marido no se enojaba, me recibia con una sonrisa y un beso 💖, este año para festejar nuestro 27 aniversario quedamos en encontrarnos en el mismo lugar que nos encontrabamos cuando estabamos de novios, y para variar llegue tarde tambien.
Pero es lindo, aunque pasen los años, nos gusta tener citas, sentimos la misma emocion de antes. Creo que si me hubiese regalado un reloj como a Mariona igual hubiese llegado tarde siempre, y despues vinieron tres retrasos de esos que te sorprenden y te bendicen la vida 💖💖💖 no entiendo porque se preocupa Romulo, sera que no esperaba tan pronto ese "retraso"??

jajjaja esta bueno el chiste de Colon jjjajaja, pero Caguento es una palabra inventada no? primera vez que la leo.
Muy rica la receta del solomillo en "su salsa", no sabia que el jugo de la coccion de la carne se llama Bovril, pero si es muy delicioso.
Buena la foto de Silvina.
Y vos Miquel llegas tarde a tus citas con Silvina o sos puntual???
Un fuerte abrazo Borgo!!

Macondo dijo...

Está bien un reloj para evitar los retrasos, pero me han dicho que lo que va realmente bien son los preservativos.

Shaun dijo...

Hola, Miquel! Muy buen post, entretenido como siempre!

Muy buena la historia de Mariona, la cara que se le debió de quedar al pobre Rómulo cuando le dijo lo del retraso, jajajajaja.

Yo esta vez he intentado ser "madrugador" comentando en esta entrada del blog, que luego me pilla el toro.

En otro orden de cosas, a ver si me pongo con el relato vampírico, que podría ser la continuación del último que me mandaste. Mientras tanto, te enviaré otro mail, si es posible esta semana... espero que no te retrases en contestarme, jejeje.

Un abrazo, y feliz mes de Diciembre, amigo Borgo!

Josep dijo...

....... se aburren porque no saben conversar............ jajaja como te lea alguno te van a machacar, Borgo.....

Esa Mariona cumple todos los requisitos de las que piensan que llegar tarde es adoptar una posición preferente: según como acabe la conversación, no sé si ese reloj seguirá en su muñeca mucho tiempo: igual Rómulo lo revende para comprar algo más perentorio....

Ese filete lo voy a prepara uno de esos días con esa salsa que hasta ahora desconocía: tiene pinta de sabroso.

Un abrazo.

DRACO dijo...

¡pobre rómulo! nadie va a ir en su auxilio a regalarle algo para sacarlo del apuro.

en todo caso, él ha regalado un reloj; pero cada segundo que pasa, él lo siente en cada latido de su corazón.

muy ingenioso el chiste sobre colón.

un abrazo.

miquel zueras dijo...

Hola, Campirella!
Sí... es de esos retrasos que no se olvidan por mucho tiempo que pase.
Muy cierto eso que dices, la puntualidad es porque la cita importa, a mí me enseñaron que el impuntual juega con el tiempo de los demás, algo que no le pertenece.
Espero que te guste esa salsa Pepe. Abrazos y muy feliz semana.
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Demiurgo?
Me temo que a Rómulo se le van a indigestar las patatas bravas. ¿Te gusta ese plato? Acá te doy la receta:
http://miquel-zueras.blogspot.com/2017/07/mi-vecino-es-un-duende-relato.html
Saludos, Demiurgo!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Gra!
Eso está bien, si tu pareja recibe tu retraso con un beso es que de verdad está interesado por ti. Recuerdo mi primera cita en Buenos Aires con una argentina (acá los argentinos tienen fama de impuntuales) me invitó a cenar a su casa a las siete. Toqué el timbre cuando en una iglesia cercana daban las siete campanadas y ella salió envuelta en una toalla chorreando agua. Lo acabé de arreglar cuando dije: "Vaya, te he cogido en la ducha" Lo dije con buena intención.
Muy lindo lo de quedar en el mismo lugar. Yo tuve un poco de "pánico escénico" pues no sabía si sería un buen padre pero bueno, eso es algo que te enseña la vida.
"Caguentó" se dice mucho en Madrid. Es una versión abreviada de (con perdón) ¡Me cago en todo!
Bovril es un concentrado de carne, la marca es inglesa pero la carne la extraen de ranchos en Argentina que equivalen al tamaño de media Inglaterra.
Y la verdad es que Silvina siempre ha sido muy puntual en las citas, mirá vos.
Abrazos, Gra!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Macondo!
Já, já! Sí, desde luego los preservativos son mucho más eficaces para evitar ciertos "retrasos". Como dicen en mi pueblo: "El rellotge és com la mula, mai recula" (El reloj es como la mula, nunca va para atrás)
Saludos!
Borgo.

Jose Casagrande dijo...

Bueno, finalmente si el retraso es por embarzao, diria yo que hay final feliz....

Ser padre es importante y mas para Romulo

por fin seran una pareja en toda la regla

miquel zueras dijo...

Hola, Shaun!
Pues te agradezco el "madrugón" y que te haya gustado el relato. Yo estuve en la situación de Rómulo cuando tenía 20 años, todo fue una falsa alarma.
Pues sí, ponte las pilas que ya tengo ganas de ver tu secuela.
Feliz diciembre para ti también, por cierto que la primera luna llena de diciembre -y última del año- tiene un bonito nombre: Luna fría.
¡Abrazos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Josep?
No sé porqué pero cuando escribía este relato me vino a la mente el bar enfrente de un instituto donde a veces me tomo un café cuando hago mi compra matinal.
Parece que hay gente predestinada a llegar siempre tarde. Se habla de motivos genéticos, biológicos, que si el TDAH... he conocido a tardones-as contumaces.
Muy buena esa salsa Pepe. Con este frío viene bien una tacita de agua caliente con una cucharada de Bovril, un caldo rápido como el que tomaban los ingleses en las trincheras de la Primera Guerra Mundial.
Abrazos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, DRACO!
Creo que al pobre Rómulo el mejor regalo que le podían hacer en ese momento es un buen carajillo (En España, café con coñac o ron) que viene muy bien para calmar los nervios. Ah, y un Predictor.
Me alegra que te haya gustado el chistecillo.
Saludos, DRACO!
Borgo.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Me la anécdota que contás, en tu respuesta a Gra!
Es digna de una entrada.
Saludos.

Folk dijo...

Muy bueno ese texto de tú relato donde dices: "no suelen conversar por que no saben", y hoy en dia en muchos casos el asunto se complica por que la "conversación"entre dos personas suele ser un mero intercambio de emoticonos...

Tenía un conocido que siempre salía de su casa a la hora que había quedado, independientemente de si tenía que ir andando o en metro, si había quedado a las diez, el salia de casa a las diez aunque le quedase media hora en metro hasta llegar al lugar donde había quedado,antaño aun habia una cierta excusa de quien no podía informar de que llegaría algo mas tarde por que no habian moviles, pero claro, hoy en dia, si alguien llega tarde y no avisa pues parece que lo haga un poco adrede.

Ademas, es que nunca he entendido a las personas que aparte de no ser puntuales, si llegan tarde no dicen nada, no dan ninguna excusa... parece que hayas de dar por sentado de que tienen la "importancia" necesaria para permitirse ese "lujo" de llegar tarde por que les da la gana...

Buena receta la del solomillo, tambien está muy bueno ese plato si a la nata se le añade Roquefort...

Saludos!!!

María dijo...

Me ha encantado el relato. Vaya tardona que es Mariona. Así que le está bien ese regalo jajajaja.

A mí no me gustan las personas que se retrasan. Yo suelo ser siempre bastante puntual. Y me parecen una falta de respeto los retrasos, a no ser que estén justificados. Se debe llegar a la hora que se queda.

Me parece de un gusto exquisito el plato que has preparado, voy a coger la receta, porque me viene bien para estos días.

Un placer leerte.

Un abrazo.

Clementine dijo...

Eres único dando un giro y sorprendiendo en tus relatos, jajaja
Genial entrada, Borgo, muchos besos.

miquel zueras dijo...

Hola, Casagrande!
Bueno, sí, final feliz aunque impresiona un poco.
Muy bueno lo de "en toda la regla". Sí, de eso se trataba...
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Demiurgo!
Pues sí, puede que un día lo cuente en una entrada. Entonces yo acababa de llegar a Buenos Aires y aún se me escapaba decir lo de "coger" en algún momento aunque todos entendían el diferente concepto de ese verbo. Menos mal...
Saludos, Demiurgo!
Borgo.

AMALIA dijo...

Como siempre, un estupendo relato.
Yo siempre he sido muy puntual. No me gusta llegar tarde pues me parece poco correcto.
La receta de hoy me parece muy sabrosa.
Te deseo unos días felices.
Un abrazo.

miquel zueras dijo...

Hola, Folk!
Emoticonos y monosílabos, así son las conversaciones que oigo en muchos jóvenes. ¡Dios! ya estoy hablando como un vejete...
Es que hay gente que tiene un distinto concepto del tiempo. Nuestro admirado Pons era un impuntual crónico. Cuando le invitaba a comer en casa contaba conque se presentara una hora más tarde de lo convenido, y en El Víbora solían no tener sus páginas a tiempo y la sustituían por "cómics de reserva" de editoriales extranjeras. Pero era un genio.
Sí, algunos impuntuales son como Cronos, como si fueran los dueños del tiempo.
Me encanta la salsa roquefort, la pondré en mi próxima salsa Pepe, creo que has inventado un plato nuevo.
Saludos, Folk!
Borgo.

Alexander Strauffon dijo...

Qué buena receta. Se antoja.

Cinefilia dijo...

"Como una meada en un campo nevado..." ¡Esto es literatura y lo demás son tonterías! Respecto a lo de ser tardón o puntual, yo me inscribo preferentemente en el segundo grupo (aunque alguna vez también me retrase).

Saludos.

El Doctor dijo...

Uno de tus mejores cuentos con algunas frases asombrosas y otras francamente desternillantes. Solo el primer párrafo del cuento ya es para enmarcarlo. Y como colofón al gran Julio Cortázar en uno de sus cuentos de “Cronopios y Famas”. Lástima que mucha gente haya conocido solo ese fragmento por aquel desafortunado anuncio de coches con la voz inigualable de Julio arrastrando las erres.

Como invitas a que te contemos nuestras propias experiencias al respecto, te puedo decir que a mí me gusta mucho que me hagan esperar, y contra más tiempo, mejor, porque es también una manera de tener tiempo para mí, porque se abre otro tipo de espacio-tiempo inesperado y en lugares que no irías solo. Yo le he sacado mucho partido a todo tipo de espera. He leído muchos libros, he escrito muchas cosas, incluso me he enamorada de otras mujeres mientras esperaba a la novia o a la mujer. Incluso he tenido otras vidas mientras esperaba. He imaginado lo inimaginable. He reflexionado, pensado, adivinado, viajado, observado, dibujado, vivido, etc. Lo mejor para estos casos es llevar siempre un libro, un cuaderno y un bolígrafo. Nada de mirar el móvil. He recapacitado sobre mi vida en tiempos de espera. Incluso he olvidado a quién estaba esperando. He llegado incluso a sorprenderme cuando se ha presentado la chica que esperaba ya olvidada por mí y hemos tenido que volver a conocernos y empezar de nuevo y eso es maravilloso. Deberíamos empezar a aprovechar el tiempo que malgastamos esperando a alguien. Creo que lo malo no es esperar sino lo que hacemos con ese tiempo. La mayoría de la gente se pone nerviosa por ese malentendido de la puntualidad. Odio la puntualidad porque no deja espacio para nada más. Ahora con el móvil cuando alguien llega antes que el otro lo primero que hace es echar mano al cacharro para decir que ya está ahí o preguntar por dónde va el que no ha llegado. Cuando llego al lugar donde he quedado con alguien y no está me satisface. Incluso pienso que ojalá llegue tarde, que me deje más tiempo para contemplar las cosas sencillas que me envuelven. A veces puede resultar más interesante contemplar un sucio osito de peluche abandonado en un contenedor que de lo que vas a hablar cuando aparezca la chica de turno. Cuando no estoy inspirado y no encuentro la manera de que llegue la inspiración, llamo a una amiga para quedar en tal sitio. Sé que se retrasará por lo menos una hora y, precisamente, en ese tiempo se me ocurren cosas interesantes. Y si son extraordinarias abandono el lugar y me voy a mi casa a escribir. Luego, ella me llama enojada diciéndome por qué no me he presentado. Le cuento que gracias a su retraso se me ha ocurrido una gran historia y se la cuento por teléfono.

El Doctor dijo...

Ahora, para reforzar estas reflexiones, te voy a contar un par de anécdotas que te van a gustar. La primera es de Groucho Marx. El gran cómico dijo cuando publicó su libro “Memorias de un amante sarnoso” que fue escrito durante las interminables horas que empleó esperando a que su mujer acabara de vestirse para salir. También dijo: “Si hubiera andado siempre desnuda, nunca habría tenido la oportunidad de escribirlo.”

La segunda es de Federico Fellini. Federico se pasó más de una hora esperando en alguna esquina del Trastevere a Marcello Mastroianni, buen amigo a quien quería contar que lo había elegido, olvidándose de Laurence Olivier, para ser para siempre su alter ego cinematográfico, y cuando Marcello por fin llegó borracho, descamisado y disculpándose atropelladamente, el gran Federico le dijo: “Al contrario, Marcello, te doy las gracias, que en esta puta mierda de mundo uno solo tiene tiempo para pensar cuando se ve obligado a esperar a alguien.”
No podemos hacer otra cosa que esperar. Eso supone, simplemente, vivir. Pero, a veces, decimos que la espera es larga. También podríamos decir - con más exactitud - que es corta, pues consume espacios enteros de tiempo que no llegamos a vivir ni a utilizar de ningún modo.

Me he reído mucho con la estatua de Colón.

Me encanta el solomillo con salsa Pepe. Ya sabes que siento devoción por los tarritos de Bovril. ¡Incluso sale en "La gran evasión"! Es todo un icono y las ilustraciones de propaganda que han ido apareciendo a lo largo de su existencia son maravillosas, puro arte a la altura de Toulouse-Lautrec. El Bovril caducado causa alucinaciones. Se lo recomiendo a todos los artistas. Mejor que experimentar con el LSD y otros opiáceos.

¡Un fuerte abrazo!

Frodo dijo...

No he sufrido por alguna chica tardona, pero sí he perdido a una por un amigo tardón: él salía con la prima de la chica que salía conmigo, y arreglábamos juntos para salir los 4. La mala decisión fue acostumbrarse a ir en el auto de él... viéndolo a la distancia sospecho que la chica que salía conmigo aprovechó la excusa de la tardanza para no verme más jajaj
Mi amigo y la prima de ella duraron un año más.

Gran inclusión la de Cortázar, no pude más que pensar en ese relato mientras leía el tuyo.

Buen chiste el de Colón. Por aquí su estatua sí que estaría irritada, desde hace años viene la pelea por ver si la ubican en otro lugar, la han mudado, pero muchos la resisten. Con el revisionismo histórico, no es un personaje que caiga bien por aquí.

Jamás probé esa salsa, aunque alguna parecida sí.

Abrazos, querido amigo, saludos a Silvina, Dani, el Doctor Melmoth, Sergio, etc

miquel zueras dijo...

Hola, María! Me alegra mucho volver a verte por aquí.
Sí, supongo que con el regalo del reloj Mariona captó la indirecta.
Yo también intento ser puntual, creo que no se debe jugar con algo que no te pertenece como es el tiempo de los demás.
Me hice este plato la última vez con arroz blanco salteado, queda muy bien.
Un placer que me visites.
Abrazos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Clementine!
Bueno, muchas gracias. Intento hacer "Relatos de lo inesperado" como nuestro admirado Roald Dhal, aunque eso es ponerse el listón muy alto.
Besos, Clementine y feliz largo fin de semana.
Borgp.

miquel zueras dijo...

Hola, AMALIA!
Y gracias, me encanta que te haya gustado el cuento. Muy bien, sigue siendo puntual. "La puntualidad es el respeto hacia el tiempo de los demás." No sé ahora quién lo dijo pero creo que tenía razón.
Que tengas un feliz fin de semana y puente.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Alexander!
Te recomiendo esa receta como me la hice el último día: con arroz blanco y patatas fritas, una buena combinación.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Cinefilia!
Es que cuando me pongo en plan romántico... ¡me pongo!
Yo también suelo ser puntual aunque es inevitable llegar tarde a veces. También me he encontrado a algunos intolerantes que para ellos una cita con amigos es lo mismo que ir a tomar un avión. Ni lo uno ni lo otro.
Saludos!
Borgo.

Clementine dijo...

Pues te acercas mucho en ese intento, Miquel.
Y hablando de... ya tardas tú en asomarte a mi blog ;)

ricard dijo...

Un buen relato. El título me recuerda al de una película de Hitchcock.

Yo he sufrido por una chica tardona. No estoy hablando de retrasos de diez minutos, sino de una hora o más. Y estoy convencido de que lo hacía adrede, para hacerse la interesante; si tardaba, la deseaba más, aunque también me ponía de mal humor. No lo aconsejo: ni sufrirlo porque da mucho mal rollo, ni practicarlo porque la jugada puede salir mal.

Saludos.

miquel zueras dijo...

¡Hola, Doctor! ¿Qué tal!?
Gracias, me encanta que te haya gustado. Seguro que Cortázar tenía algo bueno que decir sobre las esperas pero no lo he encontrado por ahí. Bueno, sí: "Existe una cita, aún sin hora y sin fecha para encontrarnos. Yo ahí estaré puntual, no sé si tú." Pues eso.
La espera ejercita la paciencia. No me gustan los o las tardones pero tampoco algunos talibanes de la puntualidad con los que me he encontrado.
¡Olvidar a quien esperabas! Eso sí que es un espacio-tiempo inesperado. Son buenos motivos los que describes para llegar antes. Me gusta mucho tu final: "Gracias a su retraso se me ha ocurrido una gran historia y se la cuento por teléfono." Digno de una buena historia.
Muy bueno lo de Groucho, y también lo de Fellini. Se nota que en esa época no había móviles y Fellini no hizo la llamada "¡Eh, Marcello1 ¿Dónde te has metido?" Creo que mientras la mujer de Groucho se vestía Simenon habría escrito la mitad de sus novelas.
Yo también me sentía como un prisionero de guerra en el Stalag Luft III cuando ayer me preparé un caldito de Bovril mientras cocinaba. Me aseguré que no estaba caducado como el Bovril que me dieron con fecha 2015 de caducidad. ¿Me querían envenenar? Sus carteles son una maravilla.
¡Abrazos, amigo!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Frodo?
O sea, que la culpa fue del coche. Me encanta ese texto de Cortázar: "No te regalan un reloj, tú eres el regalado, a ti te ofrecen para el cumpleaños del reloj." Muy acertado.
Recuerdo haber pasado cerca del monumento a Colon, creo que se encontraba en el Parque Colon, cerca de la Casa Rosada. También acá hay voces pidiendo su retirada. Para empezar, lo ubicaron mal. La estatua representa a Colon señalando a América con un dedo cuando en realidad ese dedo señala a África.
Una buena salsa con un tarro inconfundible. Envasada en Argentina, la compañía poseía ranchos completos en ese país que eran equivalentes de tamaño a la mitad de Inglaterra.
Abrazos para vos de todos ellos.
Saludos, Frodo!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Clementine y muchas gracias!
Ya he pasado por tu estupendo blog y me ha encantado tu repaso por la filmografía de Dean Stockwell. últimamente he estado ocupado en un encargo de dibujo y no he paseado mucho por los blogs.
Besos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¡Muy bien, Ricard!
¡Marnie la ladrona! Tú has sido el primero que ha notado "el guiño" a la película de Hitchcock.
Lo de hacerse esperar para hacerse la (o él) interesante puede funcionar alguna vez pero no se debe abusar. Tuve una relación así, en aquella época en la que no había móviles para decir "¿Por dónde estás?". A veces en el bar donde quedábamos me sentía cubierto de telarañas como los personajes de los tebeos.
Saludos!
Borgo.

Nocturno dijo...

Qué extraordinarios cuentos te sacas bajo la manga maestro!
Me ha hecho reír tu relato, sobretodo en la línea que citaré: "La sonrisa de ella abre un surco en el corazón de Rómulo como una meada en un campo nevado. " siendo yo de la Patagonia austral chilena entiendo muy bien esto cuando nieva y bueno, uno ha bebido más cervezas de la cuenta jaja.
De todas maneras yo soy de los que llega primero, puntual y espera. Me carga sobretodo cuando me dicen "voy saliendo" y llegan a la hora y media después, ¿para qué mentir? no me molesta esperar, pero se agradece que avisen "algo me pasó, llegaré dos horas después, ahí te explico."
Un abrazo capo!

miquel zueras dijo...

Hola, Nocturno!
Gracias, no se me ocurren muchas metáforas con nieve, quizá porque donde yo vivo no nieva casi nunca. Nada que ver con la Patagonia austral, supongo...
Já! Eso de "Algo me pasó..." me recuerda a aquellas entradillas de los cómicos estadounidenses: "Buenas noches, damas y caballeros. Cuando venía hacia aquí me pasó algo divertido..." Una ex me debió soltar todas las excusas posibles cuando llegaba tarde, sólo le faltó decirme que la abdujeron los extraterrestres, creo que me soltó alguna más increíble todavía.
¡Saludos, Nocturno y gracias por visitarme!
Borgo.

Pensando en Haiku, Karin Rosenkranz dijo...

Justo cuando se puso interesante vas y escribes la palabra FIN. Creo que el retraso es algo positivo en este caso? Jaja, y el reloj en las 10:10 también es muy sugerente hoy o me imagino cosas...
Para una persona tardona lo mejor excitarla media hora antes así siempre llega puntual.

Saludos

DULCINEA DEL ATLANTICO dijo...

Hola Miquel un cuento muy entretenido y me parece a mi que ese retraso le va a cambiar la vida a esta pareja.
En mi caso confieso que suelo llegar unos minutos tarde a las citas.Trato de corregirme pero siempre me sucede un imprevisto que me hace retrasarme.
Mi pareja ya se dio por vencido y el dia que llego a la hora me pregunta que te pasó para llegar puntual ji ji ji
La receta tiene una pinta fantástica tomo nota.
Un abrazo
Puri

José A. García dijo...

Hay temas que siempre son mejor no tocar. Todo el mundo sabe que hay retrasos y retrasos...

Saludos,
J.

miquel zueras dijo...

¡Hola, Karin! Me alegra mucho volver a verte por aquí.
Bueno, he decidido dejarlo en suspenso. Uno de esos finales que en las series de TV llaman un "Cliffhanger".
Cuando trabajé en publicidad haciendo dibujitos (storyboards) me dijeron que las diez y diez es una hora fácil de ver enseguida y que las manecillas recuerdan en esa posición a una sonrisa.
Yo tuve que usar ese método anti-tardones más de una vez.
Saludos, Karin! Espero volver a verte pronto.
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Dulcinea?
Seguro, creo que nunca olvidarán ese día en que el chico tuvo el detalle de regalarle un reloj. Si es niño yo lo llamaría Cronos, como el dios del tiempo.
Yo también tuve una etapa en que me resultaba imposible ser puntual, misterios de la vida, y eso que lo intentaba. Já! Bueno, siempre está bien sorprender a la pareja, hay que evitar la rutina ¿no te parece?
Es una deliciosa salsa la Pepe, y muy fácil de preparar.
¡Abrazos, Puri!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, José A. García!
Sí, hay otros tipos de retrasos... a mí me gusta usar la palabra en latín "Demora". Me imagino un romano esperando a su novia en el foro y que cuando ésta llega le dice: "Te has demorado XV minutos, querida."
Saludos!
Borgo.