viernes, 19 de noviembre de 2021

EL DÍA DEL FIN DEL MUNDO POR LA TARDE

 

Oscurece, ha llovido y se refleja una guadaña de luz donde la luna se refleja en los charcos. Entonces aparece Él.

 Se dirige hacia la terraza donde cenan unas cuantas parejas y grupos. Es un local inclasificable, con aspecto entre tumba egipcia y hangar abandonado. Un DJ pone música de Bjork. El hombre escuálido con aspecto de eremita - hasta lleva túnica y un cayado-  grita si están preparados para el fin del mundo.

El eremita entra en el local, derriba un taburete  y descarga estruendosos golpes con el cayado sobre la barra de zinc repleta de vasos de chupito.

-¡Ha llegado el día del apocalipsis! – vocifera aporreando la cabina del DJ-. ¡Ofreced un sacrificio con cien bueyes, aunque me temo que ya es demasiado tarde!

El DJ, bregado en muchos locales en el Kreuzberg berlinés, se limita a poner un disco de REM aunque el eremita tiene un aspecto amenazante bajo el láser y el humo artificial. Los clientes de la terraza se giran para mirarle. Largas cabelleras color chicle, enhiestos penachos naranja, cabezas rapadas de nucas perfectas…  todos le observan.

-¡Tú! –sale a la terraza y señala con un dedo sarmentoso a un comensal que está enrollando espaguetis alla norma con un tenedor. El eremita le acerca su larga y huesuda cara-. ¡Llénate bien la panza! ¡Es tu última cena! -La sucia manga de su túnica se mancha con la salsa de tomate y berenjena del plato-. ¡Esta noche ceno con los extraterrestres!!!

-¡Eh, fantoche!- grita el dueño del local, tiene anchos antebrazos completamente tatuados-. Ya he llamado a la policía, será mejor que ahueques o lo haré yo ahora mismo.

 

-¡Soy el Elegido! ¡Esta noche cenaré con los extraterrestres que ya vienen para salvarme! – el eremita anuncia otra vez el fin del mundo, se ofusca con un delirio de mares incendiados e imita los siete toques de trompeta contra los idólatras-: ¡Tú-tuuut!!!

El dueño se dispone a alejarlo a empellones cuando llega un coche de policía con sirena y  estroboscópicas luces azules. Salen de allí dos agentes uniformados que agarran al eremita de un brazo, sin brutalidad pero con firmeza.

-Acompáñenos por favor- dice un policía señalando el coche con su porra de plástico.

Los clientes del local observan al eremita entrando en el coche pero se percibe la tensión en el ambiente, como si todos los pájaros se hubieran echado a volar para escapar de algún seísmo.

 A un turista holandés se le cae el huevo duro en el bol de ramen, el caldo salpica su camisa, no se ha dado cuenta pues está atónito contemplando el coche policial que se agita y empieza a elevarse ruidosamente. Las piezas de la parte inferior rugen, rechinan. Unos cables parecidos a tentáculos manipulan cables y a ambos lados de la carrocería surgen alerones y turbinas.

- Verandert in een ruimteschip! (¡Se está convirtiendo en una nave espacial!) -grita el holandés, pero nadie lo entiende ni le oye, pues atruena un potente motor en la cola. La nave se eleva rápida hacia el sistema solar y se pierde en una órbita alrededor de la Luna.

Y cuando el cielo se abre y se rasgan las nubes asomando el inmenso meteorito todos los clientes de la terraza reaccionan simultáneamente. Sacan sus móviles y disparan fotos al meteorito incandescente que se acerca implacable.

FIN

¡Y AQUÍ ESTÁ FRODO!

ESPAGUETIS "A LA NORMA"

Este plato siciliano se creó en homenaje a la ópera Norma (1835) compuesta por Bellini. Si se hace con macarrones, la salsa se introduce en los huecos enrollados impregnándolos de salsa y de sabor, aunque es un riesgo para nuestras camisas, como el turista holandés del relato.

La foto es mía, por eso no es tan buena como las de Silvina.

Cortar rodajas de berenjena finas, de 1 centímetro de grosor, echarles sal para que suelten el agua amarga y dejarlas 10m. sobre papel de cocina absorbente.

Freírlas en aceite caliente. Cuando se vean doradas, añadir 2 dientes de ajo cortado en láminas, hojas de albahaca y tomate triturado (yo suelo añadir unas aceitunas negras deshuesadas) tapar la sartén y dejar cocer a fuego mínimo 20 m. 

Cocer la pasta en agua salada, justo antes de sacarla del fuego añadir a la salsa 1 cucharón del agua en que se ha cocido. Escurrir, mezclar con la salsa y servir con queso rallado. La receta tradicional es con ricotta salada, pero si no se encuentra sirve un buen parmesano.


 

 

 

 

 

 


41 comentarios:

Clementine dijo...

¿Pero de dónde sacas tanta imaginación para el relato, Miquel? Es genial. Y me encanta el título, jajaja
¡Muchos besos, Borgo!

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Varias observaciones.
Me llama la atención el buen gusto musical del DJ, Björk, REM, lo que parece ser bien recibido.

El Eremita tenía gran parte de razón. Pero de dónde iba a sacar los 100 bueyes los asistentes a ese lugar. Y no convenció a nadie, falló el Eremita. Si tal vez hubiera convencido al DJ, habría hablado, con fondo musical. Tal vez hubiera sido más efectivo.
Los extraterrestres podrían haber abducido a alguna de las invitadas. Parece que no tenían mucho criterio. Salvo que ya hayan estado rescatando mujeres, tal vez a algunas celebridades.

Bien contado.

Campirela_ dijo...

Leyendo el relato me has recordar algo que he leído estos días, de las perdiciones, bueno no serian tal cual, de lo que ha dicho J.J.Benitez sobre la que nos espera a partir de 2027 sobre un meteorito que según él parece ser que se aproxima a la tierra.
Pues algo así he visto en tu relato.
Ese chiste de Frodo en su linea jajaja, Y ricos, ricos ese plato de espaguetis. Un abrazo y feliz noche.

Jose Casagrande dijo...

Yo creo que el eremita era un extraterrestre, no era humano ni terrícola

Gabiliante dijo...

Mee ha aparecido ido la imagen de keeanu reevés durante la primera parte del texto , entre ,'EL elegido' y los extraterrestres, me ha venidos las dos películas. Será keannu revés de viejo, que sus compatriotas lo vienen a buscar se esconden con el aeripolicial es la cara oculta de la luna y salen de detrás de ella, convertidos en meteorito artificial destructor. ¿Se acabaron nuestros problemas, o se acabaron nuestros problemas del todo?
Salud borgo

Cinefilia dijo...

Aunque no tenga nada que ver con la película, el final de tu relato me recuerda al de "Happy End" de Haneke. Por eso de querer inmortalizar con una foto incluso los momentos más trascendentales.

Saludos.

El Doctor dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El Doctor dijo...

Me ha encantado tu cuento. No he podido evitar imaginarme a Kung Fu (David Carradine) ya viejo, muy viejo siguiendo igual que en la mítica serie televisiva saliendo del desierto y metiéndose en problemas para luego volver a él. Kung Fu cree que está a finales del siglo XIX y se introduce en una ciudad del siglo XXI. No le serviría de nada toda su filosofía y artes marciales. Volvería al desierto y se encontraría de repente en el interior de un centro comercial. Hay muchas maneras de ser abducido. Elevarse por un haz de luz que surge por el culo de un platillo volante ha pasado a la historia. Ahora los alienígenas se lo curran más. Están en las pantallas de los móviles, en el ordenador, en la televisión, en las pantallas de todas las tiendas: ropa, perfumería, súper, en los drones, etc. Están en tu casa y no lo sabes. La invasión de los ladrones de cuerpos. El síndrome de Capgras es real y la manía persecutoria también. Dice Woody Allen: “Si uno cree que lo persiguen es perspicaz”. Los antiguos extraterrestres secuestraban a la gente y en su platillo volante los analizaban, los diseccionaban. Ahora, simplemente, nos observan en nuestra cotidianidad y se lo pasan pipa porque somos una especie ridícula, irrisoria, completamente nula e innecesaria. Los alienígenas se han enganchado al quehacer humano como nosotros a una tonta serie de Netflix. Cuando están estresados en su mundo vienen a vernos para reírse de nosotros. Y cuando se cansen nos destruirán enviándonos un meteorito como crítica al culebrón tan repetitivo e insustancial que son nuestras existencias.

Joder, lo que me ha hecho reflexionar tu magnífico cuento, mi querido Miquel. Jajaja.
¡Hola Frodo! ¿Sabés que odio a los chefs? No hay para tanto, pibe. Viste. En España hay más chefs que gente que pueda ir a un restaurante a comer. Y cuando puedes, no comés bien porque estos tipos no saben cocinar y luego te ponen una cuenta que acaba de malograr una mínima digestión. Un abrazo, amigo mío.

Bueno, esa foto que has hecho a tus espaguetis está un poco desenfocada y me parece genial, porque parece que están un poco bebido. Tengo la teoría que si haces fotos estando borracho salen desenfocadas aunque la cámara esté en buenas condiciones. Cuando estoy bebido y quiero hacer fotos todo el mundo me dice que no las haga, que ellos las harán por mí porque saben que saldrán desenfocadas. Sí, ya sé que todo es un misterio, pero la vida es así de rara.

¡Un fuerte abrazo!

DRACO dijo...

eso sí. en la actualidad ya hay seres humanos que ni ante la muerte inminente, dejarán de tomarse selfies.

un abrazo.

AMALIA dijo...

Sí que es bueno el relato!!.
Me gustan los espaguetis. Queda apuntada la receta.
Buen fin de semana.
Un abrazo.

José A. García dijo...

Siempre hay que sacar fotos, de otra forma nadie te cree que estuviste ahí o que viste lo que está diciendo que viste.
La foto es la evidencia de haber vivido. Por algo estoy muerto.

Saludos,
J.

Macondo dijo...

Qué bueno el final del fin del mundo.
Saludos.

Mamen dijo...

Miquel, me ha encantado esta entrada. El final genial.
Saludos y buena semana.

Frodo dijo...

Hola Borgo!
Tu relato tan espectacular al lado de mi chiste, hace más notoria la diferencia de calidad.
Impresionante, impecable. Creo que está entre tus grandes éxitos.

Hola Melmoth! Por aquí hay muchos también, pero casi todos en la TV. Se han convertido en personajes famosos, admirados, notables. Los consultan por cualquier tema que no tenga que ver con la cocina, y sus frases se replican en todos los medios.
No sé si algún autor de ciencia ficción de terror, había imaginado este tremendo presente.
Saludos Melmoth!

Borgo, no podía creer que esa foto fuera de Silvina. Ese contraste entre ambos fotógrafos también es fuerte jajaj

Tendré que pensar un buen chiste, ya vengo "afanando" mucho

Abrazos, querido amigo

miquel zueras dijo...

Hola, Clementine!
Es que ese día había desayunado callos con garbanzos que van muy bien para estimular la imaginación. Ya sabes, mis desayunos con tenedor:
http://miquel-zueras.blogspot.com/2011/07/el-tirador-fantasma-de-colon.html
¡Me alegra mucho que te guste el relato! Y siempre es un placer verte por aquí.
¡Muchos besos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Demiurgo!
Sí, ese Dj es de los buenos. Lo de los cien bueyes en el centro de la ciudad y con tan poca antelación era bastante difícil. Quizá en Argentina, donde abunda mucho la carne.
Supongo que ese eremita debía tener un carnet VIP con los extraterrestres.
Gracias, Demiurgo!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Campi?
Buf, la de veces que ha salido alguien con lo del fin del mundo. ¿Recuerdas la que se lio con lo del "Efecto 2000"? Y cuando Paco Rabanne anunció el apocalipsis para el eclipse de sol de 1999, y lo del Calendario Maya del 2012... de Benítez me fío aún menos que de Iker Jiménez.
Este plato queda muy bien con macarrones, los espaguetis me parecieron menos apropiados.
¡Abrazos, Campi y gracias por visitarme!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Jose Casagrande!
Pues es una teoría interesante ¿Porqué ese eremita chiflado era el elegido? aunque lo que me gustaría saber es qué le dieron de cenar los extraterrestres y de paso la receta.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Gabiliante!
"Klaatu Barada Nitko!" recuerdo esta película que aquí se tituló "Ultimátum a la Tierra" aunque me gustó más la versión de 1951 dirigida por Robert Wise.
Buen desenlace te has sacado, la nave y sus tripulantes se "reconvierten" en el meteorito que arrasa el planeta, no está mal.
... y se acabaron los problemas.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Cinefilia!
Pues es verdad, en esa película (que no me pareció la mejor de Haneke) hay un constante voyerismo entre el móvil, el facebook, los iPhone... todo lo grababan aquella gente.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, mi buen Doctor!
Kung Fu deambulando por el desierto siempre me recordaba a Spike, el hermano bigotudo de Snoopy que vive en el desierto de Need y habla con un cactus. Eso que dices del centro comercial me recuerda a lo que me dijo un amigo después de regresar de Las Vegas: "¿Las Vegas? es como un centro comercial en medio del desierto." ¿Sabías que Jack Finney, el autor de "La invasión de los ultracuerpos" tenía un hermano que era médico rural y le contó que había venido a su consulta un paciente convencido de que su familia había sido sustituida por replicantes? Eso le dio la idea para escribir su novela.
Es muy lógico que en lugar de dedicarse a abducir los marcianos se queden aquí viéndonos como quien mira un Reality, es mucho más cómodo. Una vez hice un curioso viaje en coche hacia una granja de avestruces con Armengú, un investigador que escribió un libro sobre abducidos. Lo cuento en esta entrada donde salen unos extraterrestres muy divertidos:
http://miquel-zueras.blogspot.com/2013/01/de-avestruces-y-abducidos-con-receta.html
La de daño que han hecho los programas tipo MasterChef...
Teoría interesante la de las fotos desenfocadas cuando uno va cocido. Ahora recuerdo que cuando estaba en la cocina preparando esos espaguetis le daba tientos a la botella de vermut de Reus.
¡Abrazos, amigo!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, DRACO!
Pues sí, y eso ya tiene un nombre: "La dismorfia del selfie", es un trastorno en el que la persona afectada se identifica más con la imagen de sus selfies que con su propia apariencia real. Qué fuerte ¿no?
¡Saludos, DRACO!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, AMALIA?
Gracias, me encanta que te haya gustado el relato.
Ayer volví a hacer esa receta tal como la hacen los sicilianos, con macarrones y la berenjena -con piel- cortada en rodajas finas. Queda mucho mejor.
¡Feliz semana, AMALIA!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, José A. García!
Eso me recuerda a un personaje de los Simpson que lleva cosidas a su chaqueta de cuero etiquetas de sus viajes. Cuando se incendia su chaqueta se niega a apagar el fuego "Prefiero morir antes que la gente no sepa los lugares que he visitado." Es que ahora es demasiado fácil hacerse fotos, deberíamos volver a los daguerrotipos.
Me encanta tu frase final.
¡Saludos, J,!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Macondo!
Si me pilla el fin del mundo espera que me esté zampando un plato de pasta a la Norma, pero sin el eremita al lado dándome el coñazo.
Saludos y gracias pr visitarme!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, MAMEN!
Gracias, me alegra verte por aquí. No contacto mucho por tu blog pues últimamente no veo mucha televisión pero pronto volveré a ponerme las pilas. Siempre propones series muy interesantes.
Que tengas una muy feliz semana.
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Frodo?
Muchas gracias, de verdad que me encanta que te haya gustado el relato, y tu chiste no está tan mal, che!
Lo de los programas de chefs televisivos son una vergüenza. Se perdió la competitividad, la justicia de ganar algo por méritos de cocinado y ahora van a hacer el tonto y dar audiencia a costa de hacer de todo menos cocinar.
Desde luego la fotografía no es lo mismo y menos al lado de una gran fotógrafa especializada en platos.
Abrazos, Frodo y ya sabés que tus colaboraciones son siempre bienvenidas.
Borgo.

Beauséant dijo...

Al eremita le fallo el discurso, con un vídeo en tiktok hubiese tenido más audiencia..

Me ha hecho gracia lo de la gente haciendo fotos al meteorito, ¿para qué?, he pensado, pero luego me he dado cuenta de que sí, de que le haríamos fotos :)

Ana Bohemia dijo...

Pobre eremita, lo tomaron por loco, como suele pasar, poca convicción pero creo que le falló la elección del público y del local, ahí no estuvo muy atinado, jaja, quizás lo confundió lo del aspecto de templo egipcio.
Ummm, que rica receta, que apetecible, tentadora.
Saludos
:)

miquel zueras dijo...

Hola, Beausénat!
Ah, sí... Ticktot es una nueva red social que nos ha llegado desde China ¿no? me parece que me estoy quedando un poco anticuado con el tema.
Eso de tomar fotos compulsivamente para colgarlas en las redes sociales ya tiene un nombre: "Selfitis". Así lo llaman en la revista "Psichollogy Today" donde a veces publico ilustraciones. Seguro que muchos harían fotos a ese meteorito o asteroide, no recuerdo la diferencia.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Ana?
Sí, es que eso de entrar en un local aporreando las mesas y hablar de sacrificar cien bueyes no es una buena forma de presentarse, tendría que haberse puesto en un plan más relajado. -"Hola, vengo a hablaros del fin del mundo que se acerca", o algo así.
El tomate y las berenjenas son una buenísima combinación mediterránea, también puedes añadir alcaparras.
Saludos, Ana!
Borgo.

Folk dijo...

Creo que hoy en dia hay gente que antes cenaria con un marciano que con un "no vacunado" por que tal como se está poniendo el patio, en fin... ese es un tema que dá para mucho debate...

Interesante tu relato, como sucede en mucho de lo que escribes nada mas leer unas lineas ya tienes una visión del lugar, situación , personajes...cosa que a veces en algunas novelas farragosas no sucede ni en cien paginas que lleves leidas...

el mundo de los selfies es totalmente surrealista, ya no hablamos si encima se añade un palo de selfie, en que algunas personas hacen extrañisimas contorsiones para entrar en plano, no en vano se suceden accidentes ocasionados tras esa voragine fotografica que hoy es pan de cada dia... la verdad es que nunca me he hecho un selfie , y tampoco lo considero una "asignatura pendiente", ademas pienso que antes cuando se llevaba uno o dos carretes y camara fotografica a un viaje pues eso hacía seleccionar las vistas para fotografiar, pero en estos tiempos que corren pues mucha gente se va de viaje y vuelven con cincomil fotos que encima pretenden que veas , incluyendo sus correspondientes comentarios y anecdotas, pero vamos que de esas situaciones ya aprende uno a escaquearse...

Saludos

Juan El Portoventolero dijo...

¡Cómo me he divertido leyéndolo! Has estado tan profético, que posiblemente si sucede algo en ocasión determinada y un extraño profeta de barbas fluviales, la gente reaccione de tal guisa. También, me encanta que aparezca la música de Bjork porque sobre todo en los años ochenta, cuando ella comenzó, le seguía mucho la pista (debo decir que Rem también me chifla)
También darte las gracias por lo del cine francés (de allí vengo ahora) y la psicodelia de todo el conjunto me hechizó. Tu bitácora oculta auténticos tesoros

miquel zueras dijo...

Hola, Folk!
Será mejor que los marcianos se traigan el carnet de vacunación, porque si no...
Bueno, en los blogs hay que ser preciso, yo no puedo con esos escritores decimonónicos que te hacen descripciones de lugares y personajes de no sé cuántas páginas sin venir a cuento.
Eso de las selfies (o los, no lo tengo claro) se ha desbordado. Lo de los palos lo encuentro ridículo. Me gustaría que vieras un dibujo que publiqué en esa entrada sobre una idea de mi hijo Dani que dibuja cómics.
https://www.blogger.com/comment.g?blogID=5425813383982509871&postID=954806196733729055
¿Cómo haría Magritte los selfies?
Saludos, Folk y me alegra verte por aquí, como siempre.
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Portoventolero?
Un buen eremita repartiendo bastonazos haría falta hoy en día.
Bjork, R.E.M.... eran los temas que yo seguía en bares de Barcelona como el Yabba Dabba que al igual que el del relato parecía una tumba egipcia. Allí hice de extra en una película de Bigas Luna. Aquí lo cuento:
https://www.blogger.com/comment.g?blogID=5425813383982509871&postID=8993504830085404682
Es divertido, sale también Javier Bardem.
Abrazos!
Borgo.

DULCINEA DEL ATLANTICO dijo...

¡¡¡Que bueno el relato!!!,al final el eremita tenía razón, que bien contado todo el argumento.Cuanta imaginación.
Los dibujos están muy bien te felicito.
La receta tiene buena pinta,tomo nota.Gracias
Un abrazo Miguel
Puri

miquel zueras dijo...

Hola, Dulcinea! Se agradece tu visita, como siempre.
Yo por si acaso siempre haré caso de los eremitas. Por Barcelona ya me he encontrado a más de uno, nunca se sabe.
Me alegra que te gusten los dibujos y la receta, aunque la foto no le haga justicia.
Abrazos, Puri!
Borgo.












































































Hola, Dulcinea! Se agradece tu visita, como siempre.
Haz caso al eremita que se la sabe larguita, podría ser la moraleja. Lo recordaré cuando vea alguno. (de hecho en Barcelona me he topado con alguno, el último me recitó el Libro del Apocalipsis) Me alegra que te gusten los dibujos y la receta aunque la foto no le haga justicia.
Abrazos, PURI!
Borgo.




























































!





Gra! dijo...

Hola Miquel!!
Quedo mi comentario muy abajo jaja.
Excelente historia muy acorde a estos tiempos profeticos; en realidad hace decadas que cumplimos con la descripcion del apocalipsis. Que lindo los dibujos me encanto el aspecto del eremita, su mirada esta genial. Vos debes dibujar hermoso el nacimiento de Jesus, lo hiciste alguna vez??
Tu relato me llevo a recordar cada vez que paso por Once en la Plaza, a un predicador de no se que religion, que con megafono en mano nos anuncia (aturde) con la mala noticia que estamos viviendo la llegada del fin del mundo, lo curioso es que lleva decadas anunciandolo 😩. Pero te asusta mas sus gritos que sus premoniciones. 😊.
Hola Frodooooo, siempre tan gracioso el!!
Tu pasta se ve riquisima, (aunque un poco borrosa, no mentira es broma 😁) y si, hay que comer con cuidado o con servilleta 😉.
Un gusto disfrutar de tus historias te mando un abrazo fuerte.
PD: escuchar REM es una señal del fin del mundo. Por las dudas lo borro de mis listas ☺

miquel zueras dijo...

Hola, Gra!
No sé qué demonios ha pasado con mi pantalla pero ha descendido a las profundidades, igual es un anuncio del fin del mundo. Já, já... ¿El nacimiento de Jesús? sí, muchas veces, fui a un colegio católico y era el "dibujante oficial". Dibujé pesebres y a la mitad de los santos del calendario por lo menos.
Once es el barrio donde nació Silvina. Entonces la mayoría de población era judía, ahora creo que hay muchos coreanos. Habría que tasar con un impuesto por cada vez que ese eremita pronostica el fin del mundo y falla. Tuve de niño un vecino adventista que nos anunció el apocalipsis para 1984.
Frodo sigue inspirado, y esa pasta me encanta con sus ingredientes tan mediterráneos: berenjena, alcaparras, tomate...
Inquietante eso que dicés de REM. Un gusto que me visites como siempre, Gra!
Borgo.

ethan dijo...

Creí que te habían abducido, igual que al protagonista de tu relato, cuando he mirado los comentarios y de repente has desaparecido. Con respecto al chef, tiene mucha razón Paco, ojo con los restaurantes con chef famoso: la comida no sé cómo será, pero sí sé cómo será la cuenta.
Abrazos.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Ethan?
Pues sí, me he dejado abducir con el eremita, quería saber lo que le daban para cenar. La verdad es que la cocina extraterrestre no me acaba de convencer.
Desde luego, lo de los chefs ya es grotesco. Han corrompido hasta a los niños con sus programas "Master Chef Junior" y similares.
Abrazos, Ethan!
Borgo.