jueves, 13 de junio de 2019

LA PITONISA. Y MÁS COSAS


La pitonisa sostiene la mano del cliente y la extiende con la palma hacia arriba. Después de un minucioso análisis dice:
-Observo que su vida es anodina, artificial, le falta algo… esas líneas parecen hechas a máquina, sin la calidez de la sangre, eso significa que usted ha sufrido mucho. Aquí veo un cruce de líneas que me indica que usted sufrió un accidente que aún no ha superado…
-Tiene razón –dice el cliente. Gira bruscamente la muñeca, se oye un clack y la pitonisa se queda sosteniendo una mano ortopédica.
FIN
Acabo de regresar de un breve viaje por París. Aquí estoy yo frente a la estación de metro de Cluny.
Zona Faibourg Saint- Antoine. Hombre, qué bonito detalle...
Me encantó el nombre de esta estación de metro.
No podían faltar los escargots con sus pinzas.
En los bistrots las distancias entre las mesas son muy reducidas y usaba las pinzas con mucho cuidado para que el caracol no volase a la mesa de al lado, como en aquella escena con Julia Roberts en Pretty Woman.
La esperada aportación de Melmoth:
A TODO GAS
Un hombre conduce su coche a toda velocidad. De repente se encuentra bruscamente con una lenta fila de coches encabezada por un coche fúnebre. El hombre con prisa se pone nervioso. Intenta adelantar peligrosamente, una y otra vez, reculando siempre debido a los constantes automóviles que circulan por el sentido contrario. Cuando por fin lo consigue, llega al cementerio y abre las verjas. Se acicala la ropa y se coloca bien la gorra de funcionario a la espera de la comitiva fúnebre.
Hoy no hay micro de Marc Ribot pero me ha hecho una sugerencia: "A ver cuando te acuerdas de los vegetarianos como yo en tus recetas." A eso voy.
CALABACITAS (calabacines o zapallitos) MEXICANAS
Pelar los calabacines y cortarlos en trozos pequeños.En una cazuela con aceite y mantequilla sofreírlos y cuando tomen color añadir la cebolla picada y tomates troceados. 
Remover bien y añadir el maíz en grano, un poco de caldo, sazonar con sal y pimienta y tapar la cazuela dejando cocer con el fuego mínimo unos 15 m.
Antes de servir en cazuelitas añadir queso fresco (tipo Burgos) cortado en dados y adornar con unos nachos. Así quedó de vistoso:
Bon Appétit!



40 comentarios:

JLO dijo...

que hermoso debe ser andar por esas calles de París... y que bueno ese nombre de local! ja... a todo ésto: que significa Borgo?

la muerte es atractiva eh, ya le voy perdiendo un poco de miedo je... mas fotos espero del viaje entonces, abrazo!

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Muy buena resolución de cuento aportado.

Como el de tu cuento de La Pitonisa, a su manera acertó.

Coincido con JLO, atractiva esa muerte. Un poco recuerda a la versión de Neil Gaiman, como la segunda de Los Eternos, hermana menor del Destino y de Dream.

Saludos.

Campirela_ dijo...

Hola amigo , espero que hayas tenido un feliz viaje ..dicho esto que buena la pitonisa , desde luego estaba en lo cierto esa mano no era normal ..estas cosas me gustan pq es cierto que nuestras lineas de la vida dicen mucho de nosotros ..al menos yo si lo creo .
El corto de tu amigo es un puntazo ajjaja pobre hombre ..y la receta ideal ..pero yo prefiero un poquito de chicha ,,Un fuerte abrazo y te deseo de corazón que tengas un gran resto de semana chao .

Fran dijo...

Que tal Miquel!
Nunca he visitado Paris, es un viaje que tengo pendiente. Vaya!, curiosa la coincidencia con ese local, por supuesto se merecia una foto...jeje Por cierto, aqui en Vigo hay un colegio "San Jose Cluny", supongo que habra mas por el resto de España. Me temo que los caracoles y yo no hacemos buenas migas, es algo que me supera...jeje Eso si, desconocia el detalle de las pinzas.
Siempre un placer estas entradas literario/gastronomicas.
Saludos!

Macondo dijo...

Eso de que le den en nombre de uno a una estación de metro en París es de mucho nivel.
Un abrazo.

El Doctor dijo...

Genial, amigo mío. Esa muerte que has dibujado en la carta de Tarot está buenísima. Nunca se muestra así, siempre con el hábito de monje medieval lleno de mierda, cordón y bajo la capucha una negrura sin fondo como rostro, la voz cavernosa y, para más inri, ¡con la guadaña oxidada! En resumidas cuentas, una chapuza. Por este motivo cuando la Parca viene a buscarnos no queremos irnos con ella y recurrimos a todo tipo de estrategia para evitarla, como la famosa: “Te has equivocado conmigo?”. Respecto a las mujeres que la diñan, la Parca debería adquirir la forma de un culturista de cabello leonado y tanga marcando un buen paquete. A mí me aparece una tipa como la que has dibujado y me voy sin pensármelo dos veces, aunque me arrepienta después cuando esté navegando por el Hades como una sombra errante; total, así estamos todos todos los días sin haber muerto. O quizá sí. Vaya usted a saber.

Tu relato es muy bueno y descojonante. Lo primero que le dice la pitonisa sobre la “vida anodina, artificial, que falta algo…”, es un recurso infalible. No puede equivocarse con nadie al respecto. Ahora, lo de la ortopedia, ya es otra cosa.

Se te ve muy feliz en París. Ese rótulo de “Borgo” parece que lo hayan puesto exclusivamente para recibirte esa ciudad, la más literarias del mundo. Esa entrada o salida de metro debe ser la más concurrida.

¿Qué sería París sin sus bistrots? Solo escuchar la palabra “bistrots” a uno le dan ganas de ir para allí. Jacques Tati le hizo un maravilloso homenaje en su magistral “Playtime”.

Sigo amando apasionadamente los dibujos animados de la Pantera Rosa, pero sobre todo los del inspector Clouseau y el sargento Dodó. Simplemente, maravilloso.

Tu dibujo para “A todo gas” es magnífico. ¡Era así cómo me lo imaginaba, amigo mío! Gracias de nuevo.

Ese plato vegetariano tiene muy, pero que muy buena pinta.

Me encanta ese camarero descorchando la botella. También muy francés. Lástima que ya no queden camareros como esos. Por cierto, también me encantan esos cocineros y camareros italianos tópicos como el de “La Dama y el Vagabundo”, cuando prepara aquella mesa improvisada en aquel mágico callejón donde cuelga la ropa en sus cordeles. Gordo, con sombrero blanco, bigotes dalinianos, buena voz y acordeón en mano. En fin, que todavía soy uno de esos chapados a la antigua para según qué cosas.

¡Un fuerte abrazo!

Ana Bohemia dijo...

Jaja, era una mano ortopédica, buena salida.
Paris, que romántico suena. Que causalidad el nombre de la estación.
Siempre buenos los relatos de Melmoth. Igual que las recetas, y las ilustraciones, últimamente he descuidado un poco comer verduras, me tengo que animar.

Clementine dijo...

Me gusta toda la entrada. Y tus dibujillos. Pero ese primer mini relato... jajajajaja. Buenísimo.
Me alegra tu viaje a París, eso siempre es bueno. Muchos besos y muy buen fin de semana, Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, JLO! Ha sido la primera vez que he visitado París con tiempo casi veraniego y es una gozada ver sus terrazas de los pequeños bares (bistrots) animados y llenos de gento. "Borgo" viene del italiano que denomina una ciudad, al español pasó como "Burgo", pero yo me refiero al Paso de Borgo que en la novela "Drácula" es el nombre del camino que conduce a su castillo.
Una super-heroína Muerte! Alguna foto más pienso poner.
Abrazos, amigo!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Demiurgo! Pues sí, se puede decir que esa pitonista hasta sabe leer "entre líneas" incluso en una mano ortopédica.
Me encanta el look gótico de los Eternos. Creo que si viene la Muerte a buscarte al menos que sea una mujer atractiva (o un hombre según el caso) en lugar del típico esqueleto con voz cavernosa. Ese dibujo es de un juego de tarot que hice años atrás.
Saludos, Demiurgo!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Pues sí, gracias Campirela. Buen tiempo, he comido cuscús, salchichas con chucrut en un local alsaciano y me ha encantado pasear por los puestos de libros junto al Sena.
Un par de veces me han leído las líneas de las manos y acertaron en casi todo. Siempre pregunto primero por las líneas de la vida y de la suerte.
Queda bonito ese plato en cazuelita de barro, el maíz y los nachos. Ahora un vegano me ha pedido otra receta, no podré poner ni queso.
Gracias, Campi y que tengas un muy feliz de semana.
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Fran! Por si quieres visitar esta tienda (venden comida orgánica para deportistas) está en el barrio de Faubourg y no Faibourg, un lapsus. Las pinzas es un modo elegante para sujetar los caracoles sin usar los dedos. Hay que tener un poco de práctica -que no tengo- para usarlos. Están muy buenos rebozados en perejil y ajo picados.
Un placer que pases por aquí, Fran!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Macondo! No vi ninguna Estación Macondo, aunque sí un restaurante venezolano llamado Macondo en el barrio latino. Por cierto muy bonito (el local y el barrio)
Abrazos, Macondo!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Melmoth? Ya puestos que te visite la Muerte, al menos que tenga un punto siniestro pero atractivo, como las vampiras de la Hammer. A ver si consigo que la Marvel me compre ese personaje como "Miss Death" o algo así. Yo voy buscando por los bares nocturnos alguna chica con guadaña sin éxito todavía. Publiqué un relato inspirado en la escena del juego de ajedrez con la muerte de "El séptimo sello" pero con dados de póker:
miquel-zueras.blogspot.com/2013/02/jugando-con-la-muerte-relato.html
Debe ser difícil leer las líneas de una mano ortopédica, la verdad. Esa tienda estaba en el bonito barrio de Faubourg. Allí se veían parisinas con boina y gabardina, aunque también podrían ser turistas disfrazadas. Los bistrots son magníficos, toda una experiencia el Chartier de Montparnasse con decoración del XIX. Casi esperas ver a Toulouse Lautrec en la mesa de al lado, o al inspector Closeau de la Sureté.
Me alegra mucho que te guste el dibujo. Ese plato es ligero, lo hago algo caldoso, el maíz le da un toque bueno.
Aún espero una experiencia con camarero cantando "Una bella notte" y yo empujando la última albóndiga con la nariz.
Abrazos, Melmoth!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Ana! Me pregunto si las manos ortopédicas ya vienen con lineas y destino incorporado. Si necesito alguna la pediré con buena suerte.
Me hacía gracia ver tantas estaciones que me sonaban de las películas: Clichi, Invalides, Montparnasse...
Pues no descuides las verduras que son muy saludables, como el gofio (vale, son cereales pero con muchas propiedades) y las papas arrugás con mojo, que están muy ricas.
Saludos, Ana!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Clementine? Muchas gracias, siempre tan amable. Pues tu diligencia me hace recordar el libro que me traje para leer en el avión, el maravilloso "Bola de sebo" de Maupassant. Se basaron en él para "La diligencia" de John Ford, seguro que ya lo sabes.
Muchos besos y bonne fin de semaine!
Borgo.

Frodo dijo...

Qué bueno pasear por París. Algún día nos recuperaremos económicamente acá en el cono sur y andaré por ahí, obviamente voy a hacer escala en Barcelona (coloque aquí su emoji de guiñada de ojo)
Me gustó la primera historia, me imagino la sorpresa de la pitonisa. Esa pitonisa debe ser brava... todo un personaje
Ah, me guardo la imagen de esa baraja (copie y pegue acá el emoji)
En las calles de Buenos Aires me he encontrado con el nombre Frodo a un kiosco, en Flores, y a un boliche en San Telmo.
Fui a ver el por qué del nombre de las hijas del calvario, interesante nombre para una congregación religiosa.
Me gustó ver al inspector en tu mesa. Ah, caracoles no, paso. Eso sí, déjeme la botella.
Y sabés que en la historia de Melmoth me llevé otra gran sorpresa, creí que el del auto llegaría a la puerta del cementerio y se pondría su mejor traje para entrar luego en el cajón, ja! LAs historias de Melmoth nos hacen imaginar, volar alto con pocas líneas.
Buena receta vegetariana, me anoto pero sin queso, y me encanta esa última imagen!

Abrazo Borgo!!!

miquel zueras dijo...

Hola, Frodo! Pues ya sabés, cuando te decidas a hacer tu periplo europeo acá tenés casa en Barcelona.
Me encantan las pitonisas de las películas, en su caseta de feria con la bola de cristal y el mochuelo disecado. Esa baraja fue un encargo de "El Tarot de la bruja moderna", una pitonisa televisiva, Montse Osuna.
Ese bistrot era un lugar espectacular, el Chartier de Montparnasse, con decoración decimonónica. Las pinzas para los caracoles parecían un instrumento de tortura medieval.
Con Melmoth siempre se lleva uno sorpresas. Esa receta sin queso ya pasa de vegetariana a vegana.
Ese dibujo -publicado dos veces por lapsus- lo saqué de un apunte que hice a un camarero del Chartier, un descorchador de primera.
Abrazos, Frodo!
Borgo.

Clementine dijo...

Sí, lo sabía y... ¡tengo ese libro de Maupassant, Miquel! Pero aún sin leer, ya te contaré cuando lo haga. También se basaron para "La diligencia" en un relato de Ernest Haycox, que también tengo en un libro que se llama "Antología de relatos del Oeste" y que recopila relatos de este autor, te lo recomiendo mucho. ¡Mil besos, Borgo!

María dijo...

Jo que envidia sana me das, disfrutando de París con las ganas que tengo de conocer esa ciudad que dicen es hermosa la ciudad del amor, que lo hayas disfrutado muchisimo y que bonitas las fotos y tu genial has salido.

Lo de la Pitonisa me has recordado que alguna vez me leyeron las lineas de la mano, la mía normal claro jajaja no como la del relato ortopedica que bueno ese final jajaja, me gustan esas cosas y creo en ellas.

Una receta que no he probado nunca para tener en cuenta.

Están genial los dibujos.

Un placer disfrutar de tu entrada.

Un beso enorme.

miquel zueras dijo...

Hola, Clementine! Es muy bueno el de Maupassant y se lee pronto -no llega a 100 páginas- vi la versión de 1945 del director Christian-Jacque. Tengo que leer a Haycox, he visto "Union Pacific" de deMille basada en una novela suya. ¿Has visto "La balada de Buster Scruggs" de los Coen? Tiene ese aire de western clásico y cada capítulo empieza con una maravillosa ilustración. Mi preferido es el quinto: "The Gal who Got Ratted".
Mil besos, Clementine!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, María! Había estado antes pero cuando hacía frío, en primavera es como redescubrirla con todas esas terrazas llenas de gente y el verde de los árboles que flanquean el Sena.
Me leyeron una vez la mano y acertaron bastante, no puedo decir lo mismo que el ue me hechó el tarot que no daba una.
Una receta mexicana muy sencilla, allí llaman calabacitas a los calabacines. Suelen echarle mucho tabasco, como a casi todo...
Muchas gracias y como siempre es un placer que vengas a visitarme.
Besos.
Borgo.

María dijo...

Un placer leerte distruto un montón con tus enriquecedoras entradas.

Fíjate a mi me pasó lo contrario me acertaron más con las cartas del tarot, me quedé de piedra cuando fueron leyendome las cartas.

Feliz domingo Miquel.

Besos.

miquel zueras dijo...

Hola, María! Me alegra que te diviertas con mis entradas, eso me gusta mucho. Hay muy buenos echadores de tarot, por ejemplo mi prima Vicen lo hace muy bien, pero se niega a echar las cartas a alguien de la família. Lo que me gustaría es probar con alguien que lea los posos de café.
Feliz domingo y muchos besos.
Borgo.

LA ZARZAMORA dijo...

Aynsss!!!!

Tremendo cabezón!!!

Y no, no estás delante del Cluny sino delante de la Puerta de Clichy... (nada qué verrr!!!) Sonrío.
Como tampoco estás en la zona del "Faibourg", sino en el FaUbourg...

:P

Corregir es cosa de sabios decía Koritxem Xau.

O algo parecido.

P.S. El Alpiste en estos casos, poco o nada tiene que ver...

Y es que hay quienes saben servirse de las pinzas y quienes no...
Aunque a dónde va a parar, con las manos,... toda comida, siempre sabe musho y musha mejor:))

Saludos, Borgo.;)

Doctora dijo...

Jamás he comido caracoles, pero no se me ocurre una comida peor para manipularla con pinzas metálicas.

Saludos ;)

AMALIA dijo...

Me encanta viajar y es imperdonable que aún no haya visitado París.
Muy buena la pitonisa... Yo prefiero ignorar lo que me depara el destino.
Nunca he comido caracoles. Me pasa igual con las ostras.
La receta parece rica y tus dibujos son buenísimos.
Un abrazo. Feliz domingo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Zarza? Uf, sí... eso me pasa por ir con prisas y haciendo otra cosa al mismo tiempo y eso que Faubourg lo había escrito bien en el borrador, lo de Cluny sí que no tiene perdón, y eso que leí "Días tranquilos en Clichy" de Miller.
Eso es, con las manos como hacen los árabes con el cuscús pero empleando siempre la mano derecha, eso sí. Además las pinzas no sirven de mucho para los caracoles de menor tamaño como los de aquí.
Saludos, Zarza y gracias por pasarte por aquí.
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Doctora? Más que unas pinzas lo que me habría ido bien es un robot para que los sujetara con sus manos metálicas. Esos caracoles eran muy buenos, al estilo de allá: rebozados en pan rallado con ajo y perejil y fritos en mantequilla. Mmmm...
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, AMALIA! Si vas a París te lo recomiendo en primavera o en verano (las otras veces había ido en invierno) está todo espectacular, sobre todo la zona del Sena con sus pintores y puestos de libros. Yo prefiero que no me hagan spoilers con mi destino.
Hay gente que le molestan los caracoles y las ostras por su textura. Un cuidador de caracoles me dijo que eran "como ostras de tierra".
Muchas gracias. Abrazos y muy feliz semana.
Borgo.

DULCINEA DEL ATLANTICO dijo...

Que bueno el relato, jajaja. como le quedaría la cara a la pitonisa. Lo de Paris es un lujo, pero en Primavera es un lujazo, estuve hace un par de años y el espectáculo es para no olvidar.
Esta bien eso de recetas para vegetarianos se agradece no es que yo sea precisamente vegetariana pero por variar tomo nota de esta tiene muy buena pinta.
Un abrazo Miquel y feliz semana.
Puri

Clementine dijo...

Tomo nota de la de los Coen, Miquel, no la conozco. Muchos besos y feliz semana, Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Dulcinea! Tendría que haber cursillos de pitonisas para manos ortopédicas. Ha sido la primera vez que he ido a París en primavera y ha sido como redescubrir la ciudad. La mejor época es cuando no hace ni demasiado frío ni calor. Desde que estuve en Amaterdam en enero me prometí que nunca más viajaría al norte en invierno, como los pájaros.
Mi próxima receta tendrá mucha más chicha, nada menos que steak tártaro, carne cruda pero bien condimentada.
Abrazos, Puri y muy feliz semana!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Clementine! Es una película desigual pero a mí me gustó mucho. La primera historia es como "Arizona Baby" y la que te he comentado recuerda a "Valor de ley".
Besos y muy feliz semana!
Borgo.

Josep dijo...

Hola, Borgo:

Antes que nada:¿ha quedado por el limbo de tu blog un comentario mío del domingo?

Te decía que estarás orgulloso, pues tu fama te precede hasta en tierras galas: eso parece, viendo el letrero: se dejaron la alfombra roja, pero igual te esperaban a otra hora....

Esa pitonisa debía usar guantes cuando lo que necesitaba eran unas gafas....

Ese funcionario tardón te ha quedado fetén: pelín sudoroso por la angustia, parece, pero muy tieso, muy en su papel...

Esa receta me la apunto, porque no siempre hay que andar consumiendo carne y unas verduritas tan bien aderezadas siempre son una solución óptima y saludable.

Un abrazo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Josep? Pues sí, no me aparece ningún comentario tuyo del domingo pasado. Estará vagando por el limbo de la blogosfera.
Ya digo, todo un detalle el del barrio de Faubourg aunque una tienda de productos para culturistas no tiene que ver mucho conmigo. Tenían bidones de cinco litros de yema de huevo liofilizada, se ve que los culturistas lo consumen mucho.
Creo que habrían hecho buena pareja ese funcionario y la pitonisa, los dos montando un puesto en las ferias con una tienda repleta de amuletos y una bola de cristal y el funcionario muy tieso en la entrada ocupándose de los boletos.
Me gustan mucho los calabacines. También quedan buenos rellenos, con verduras, champiñones y luego gratinados con queso.
Abrazos, Josep!
Borgo.

RECOMENZAR dijo...

Que maravilla Paris te queda cerca. Solo pensar en las casi 11 horas de vuelo me quedo sin ganas....Se te ve bien contento. Las imágenes son bellas
abrazos querido amigo desde dias de lluvia y nostalgias
abrazos con besos

abril en paris dijo...

Esa "Parca" es tan sexy que se llevará de calle y con gusto a más de uno.. XD

Lo de la mano es un puntazo, menuda pitonisa...le auguro muy mal porvenir.. jaja XD

Lo de Paris...¡ay qué envidia más envidiosa! pero...ya sabes, no olvides pasar por mi apartamento...allá arriba, en Montmartre ;D

El calabacín es uno de los manjares verdes más apetecibles y más apañados. Hay un montón de recetas..¡ me encantan! ñam..!!

Saludos y feliz verano Miquel, que ya le tenemos encima !!

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, RECOMENZAR? Estuve muy bien allí, creo que en primavera es la mejor época para recorrer París. El barrio donde estaba -Faubourg- estaba lleno de bistrots, unos bares pequeños y encantadores, con terrazas.
Abrazos y besos, espero que esa lluvia tropical no dure demasiado y que te hayas recuperado de la gripe.
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Abril! Ya puestos, mejor "traspasar" con esta compañía y no con la típica parca esquelética y con voz cavernosa.
Sí, me temo que esa pobre pitonisa acabará en un programa televisivo del tarot a las tantas de la noche.
Pues pasé muy cerca de tu apartamento, en el Boulevard de Monparnasse 59. Allí está el Chartier, donde comí esos caracoles de la foto, un local centenario muy bonito.
Yo preparo el calabacín de muchas maneras: a la brasa, relleno, con pasta... incluso crudo cortado a dados en la ensalada.
Saludos y muy feliz verano, Abril.
Borgo.